¡Ejercicios en la piscina! Una opción más que saludable en tu embarazo

El doctor José Florencio Jiménez indicó que tonifica los músculos y relaja ante el peso de la barriga.

Durante tu embarazo, la piscina puede convertirse en uno de tus espacios preferidos. Son varios los beneficios que produce el dedicarse a ejercicios acuáticos, entre ellos la sensación de no tener el peso de tu barriga.

El doctor José Florencio Jiménez (@doctorfertilidad), especialista en material de fertilidad, indicó en sus redes sociales que "las actividades acuáticas durante la gestación son muy beneficiosas".

"Ayudan a tonificar los músculos, especialmente los que sujetan al bebé. También resulta más fácil relajarse y trabajar la musculatura, evitando el dolor de espalda provocado por el peso de la barriga", afirmó el experto.

Con el aporte de "Crecer feliz" chequea algunos de los ejercicios que puedes practicar en una piscina.

Relaja los músculos

Flota de espalda y sacude los brazos y piernas para relajarlos. Prueba por unos minutos y enfócate únicamente en tu respiración.

Fortalece los abdominales

Apóyate al borde de la piscina y pega la espalda a la pared. Junta las piernas y mantenlas estiradas. Luego toma aire y exhala mientras las elevas lentamente. Repite el ejercicio varias veces coordinando la respiración.

Para el periné

Toca el fondo de la piscina con tus pies y cruza las piernas. Luego ponte de puntas y sin moverte del sitio contra el suelo pélvico. También puedes hacerlo sobre los talones o combinarlo.

Quítale peso a tu espalda

Solo debes relajarte para subir y bajar de forma vertical hasta el fondo de la piscina. Concéntrate solo en la respiración y siente cómo se libera el peso de tu espalda.

Mejora la circulación

Ve a la zona donde puedas tocar el suelo y que el agua te llegue hasta el cuello. Con los pies juntos y los brazos a lo largo del cuerpo, flexiona las piernas y da unos brincos de canguro mientras tomas aire. Se trata de saltos cortos, no saques la barriga de la piscina.

Meditación

Termina la rutina con una conexión mental con tu bebé. Flota fuera o dentro del agua relajando tu cuerpo por completo. Siente a tu bebé y disfruta del momento.

Te recomendamos en video