Nueve claves para no exponer a tus hijos en redes sociales

¿Te encanta subir fotos de tu hijo en las redes? Estas recomendaciones son para ti

El mayor orgullo de una madre suele inundar las redes sociales hoy en día. La propia Shakira reconocía que amaba subir fotos de sus hijos, a pesar de criticarlo antes de ser mamá. Instagram, Facebook, Twitter, Youtube o WhatsApp son una poderosa vitrina donde mostrar demás es exponer a tu hijo a peligros insospechados.

La pedofilia es uno de ellos, pues lastimosamente el vasto universo de Internet da cabida a este delito, donde los involucrados aprovechan las millones de imágenes y fotos que a diario circulan para producir pornografía infantil.

Ante este escenario, la Asociación de Internautas de España, bajo la autoría de la abogada Ofelia Tejerina, emitió nueve normas que te permitirán evaluar si es pertinente o no publicar la foto y vídeo de tus hijos en las redes sociales.

La cautela como premisa

-Respeta la intimidad del menor. Piensa si tu hijo querrá ser fotografiado en ese momento que pasa en familia o con sus amigos. Es vital tener en cuenta que en Internet “todo queda para siempre”.

-No subir fotos de los niños desnudos. La organización hace énfasis en esta regla, pues consideran que no debe hacerse en ninguna circunstancia, aunque te parezcan tiernas las imágenes “pueden caer en manos de redes de intercambio de pornografía infantil”.

-Evita publicar a diario. Reflexiona sobre el interés que la imagen o vídeo pueda generar en tus contactos, según los expertos esto limitará “de forma notable” lo que subes.

-Utiliza el correo electrónico. Recomiendan compartir con tus familiares y amigos el material por este medio, en vez de exhibirlo a desconocidos.

Respeto y prevención

-Limita la difusión. Para ello debes ajustar la privacidad en los perfiles de tus cuentas y de WhatsApp. “De este modo, acotarás al máximo el público que verá esas imágenes”.

-No des pistas. La asociación insiste en no difundir detalles del lugar o la hora de donde tomaste la foto; pues así no revelarás su rutina, ni los sitios que habitualmente visitan. “Procura que en esas fotos no se vea el nombre de tu calle, la entrada del colegio de los niños, la matrícula de tu coche”, apuntan.

-No etiquetes. ¿La razón? Si colocas los nombres y apellidos quedarán indexados en los buscadores, por lo que cualquier internauta podrá relacionar sus rostros con su identidad real.

-Pide permiso. Es fundamental tomar esta previsión si en la imagen o vídeo sale otro niño o adolescente; consulta a sus padres si están de acuerdo con publicarla.

-Pregunta al otro progenitor. Puede ser motivo de conflicto marital, pero la organización considera necesario que ambos padres estén en sintonía con la difusión de material en las redes sociales.

Te recomendamos en vídeo: