5 síntomas de alerta si tu bebé sufre reflujos continuos

Si los signos se hacen más frecuentes de lo normal, es momento de conversar con el pediatra.

Si ves al bebé expulsar leche después de alimentarse de forma tranquila, sin llanto y sin gesto alguno de dolor, son regurgitaciones normales del lactante. Cuando no hay signo de alarma no es necesario hacer algún estudio complementario, ni ecografías, radiografías o contrastes.

Lo más recomendable es conversar con el médico de tu bebé para que explique lo que sucede.

El pediatra Leonardo Escobar indica que “cuando estos episodios de reflujo superan la frecuencia e intensidad normal de un lactante, pueden llegar a lesionar la mucosa del esófago. Si esto sucede, los niños comenzarán a tener síntomas y podemos estar frente a un reflujo más complicado”.

“En este escenario, sí debemos estar atentos a ciertos signos de alarma que nos entregará nuestro bebé”.

El especialista determina 5 síntomas a considerar:

– Si tu bebé llora con el vómito o tiene gesto de dolor

– No gana peso adecuadamente o está perdiendo peso

– Está muy irritable y llora la mayor parte del tiempo

– Si al mamar se echa hacia atrás, arquea o llora. También si se engancha y enseguida se suelta

– Diarrea o estreñimiento importante.

Te recomendamos en video