Esta es la forma correcta de manejar la agresividad en los niños

Es importante que los padres aprendan a diferenciar entre una simple rabieta o una conducta agresiva.

La agresividad de un niño no se produce por arte de magia, siempre habrá un motivo que detona ese patrón de rabia y violencia hacia sí mismo y hacia otras personas incluso hacia objetos y puede ser verbal o física. La agresividad es un problema que si no es tratada a tiempo en la vida del niño, conlleva a problemas futuros en el comportamiento escolar, social y dificultades en su entorno. Esta es una de las conductas que genera más estrés en lo padres y a veces en los maestros de aula.

La familia en este caso es la responsable de manejar el comportamiento social de los niños, es su modelo a seguir y el factor más importante para su vida desde que nace. Esto también produce un efecto en la conducta y disciplina del niño, el trato que el niño reciba, es el mismo trato que él dará.

Es importante que los padres aprendan a diferenciar entre una simple rabieta o una conducta agresiva, para conocer la diferencia la Psicóloga Yajaira Nucette detalla todo lo que debes saber de la agresividad infantil para identificarla, manejarla y superarla.

¿Cómo reconocer que el niño es agresivo?

En un niño puede reconocerse en una conducta agresiva cuando es persistente y violenta tanto físicamente como verbalmente. La conducta agresiva puede tener una base biológica o social. Pueden existir alteraciones neurológicas emocionales conductuales que incluso pudieran tener relación con alguna condición de algún trastorno.

Conoce las conductas de un niño agresivo:
Rompen las normas del hogar y de la escuela.

Amenazan a sus amigos y familias verbales.

Dañan las cosas materiales, las tiran y rompen.

Presentan episodios de rabias.

Discuten con los hermanos, con los padres y otros integrantes de la familia

Gritan con mucha frecuencia.

Molestan a otros integrantes de la familia.

Se muestran iracundos o resentidos.

Pelean por cualquier cosa aunque sea mínima.

¿Qué hacer cuando el niño empieza a ser agresivo?

Si observamos conductas agresivas en casa o en aula se deben realizar algunas intervenciones pedagógicas, disciplinarias, de compresión y acompañamiento, si no hay cambios favorables remitir caso o evaluación con profesionales como psicólogos o psicopegagos. Es importante resaltar que la conducta agresiva puede también ser imitativa. Los papas y docentes son el ejemplo. Así, que exponerlos a situaciones violentas generaran en ellos conductas agresivas.

Tips para combatir la agresividad

Ser modelo de conductas asertivas y empáticas.

Realizar juegos cooperativos con el niño para que aprendan límites y normas.

Supervisar los programas de televisión o videos a los cuales está expuesto.

Reforzar positivamente sus conductas asertivas y empáticas con amigos y familiares.

Tener acercamientos físicos, brindarles mucho cariño y respeto.

Evaluar conjuntamente con el niño las consecuencias negativas de tener conductas violentas, invitándoles a cuestionarse sobre ¿que sienten? ¿Que pierden? ¿Que sienten los demás?

Evaluación psicológica, en caso de ser necesario, al no poder ser controlado por los padres.

Realizar actividades complementarias como yoga, deportes, natación, arte-terapia y actividades grupales.

Demostrar la paz en casa, con buen humor y una actitud positiva compartiendo espacios de calidad.

Con información de Mariana Tello.

Te recomendamos en video: