Remedios para aliviar los cólicos del lactante y no desesperar en el intento

Se trata de un malestar común durante los primeros meses de vida que puede resultar frustrante tanto para el bebé como para ti

El cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida del bebé y se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. Debido a que el llanto no cesa, los padres suelen interpretarlo como un momento de dolor, rabia y malestar de su bebé lo cual los puede llevar a perder los nervios, por la impotencia y el agotamiento de tratar de calmarlo.

Ojo, durante los tres primeros meses de vida se trata de una situación normal, dado que el sistema digestivo del bebé es inmaduro

Síntomas típicos

Aunque te darás cuenta de que el bebé está pasando por un episodio de cólicos cuando llore sin parar, los síntomas característicos incluyen que el niño encoge las piernas y las estira por el dolor. No hay forma aparente de calmar su llanto, parece hambriento, pero no se tranquiliza si le das alimento, tiene la tripa congestionada y se alcanzan a escuchar los ruidos de gases.

¿Cómo evitar o calmar los cólicos de tu bebé?

Antes que nada. la mejor recomendación es mantener la calma para no caer en la desesperación. Es importante ser conscientes de que el bebé está adaptándose al mundo exterior y que no es una sensación agradable, especialmente porque no puede decir lo que le pasa.

Es natural que los pequeños traguen mucho aire mientras estén siendo amamantados, lo cual provoca que tengan malestar. Esto es porque aún no dominan bien la técnica de succión, provocando que no expulsen los gases por sí mismos. Sin embargo, con algunas técnicas sencillas, puedes ayudarles.

Existen 4 posturas que puedes adoptar para alimentarlo:

  • Sobre el pecho. La forma más común. Debe estar con el cuerpo casi erguido, con la cabeza a la altura de tu hombro. Hazlo mientras das ligeros golpecitos en su espalda.
  • Boca abajo. Sujeta al bebé, acostado boca abajo, sobre tu brazo. Con la mano que tengas libre, dale golpecitos en la espalda. Su cabeza debe quedar siempre un poco más alta que el resto del cuerpo.
  • Sobre las piernas. El cuerpo del bebé se coloca en una posición similar a la anterior, pero en vez de sujetarlo con un brazo apóyalo sobre su regazo.
  • Sentado. Esto es ideal cuando el niño ya ha crecido un poco. Con una mano sostén su barbilla y con la otra aplica golpecitos ligeros en su espalda.

No debes alarmarte si el bebé expulsa un poco de leche después de amamantarle, ya que es algo bastante frecuente.

Cómo sujetar a tu bebé cuando tiene cólico

  • Toma a tu bebé en brazos y mécelo con suavidad. Aunque sientas que no sirve de nada, puede ser la estrategia más eficaz.
  • Hazle caricias suaves en el abdomen. Esto le ayudará a sentir alivio.
  • Recurre al chupete. Muchos bebés se sienten mejor al succionar, aunque es algo que no funciona con todos.
  • Dale un paseo en cochecito, puede darle calma.

Si a pesar de todas las medidas los cólicos persisten, con mucha frecuencia y por más de cuatro semanas, debe consultarse con el pediatra.

 

 

Te recomendamos en video