Qué es el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) y cómo prevenirlo

Aunque se desconoce la causa, parece que el SIDS podría estar asociado con ciertos defectos de nacimiento y otros factores externos

El síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es la muerte inexplicable, generalmente durante el sueño, de un bebé aparentemente sano de menos de un año de edad. El SIDS a veces se conoce como muerte de cuna..

Aunque se desconoce la causa, parece que el SIDS podría estar asociado con defectos en la parte del cerebro de un bebé que controla la respiración y la activación del sueño. De acuerdo con la Clínica Mayo, algunos factores que pueden poner a los bebés en un riesgo adicional pueden ser dormir boca abajo, estar recostados en superficies blandas o estar en un ambiente con humo de cigarrillo (en el útero o después de nacer) ya que el bebé se sofoca y deja de respirar.

Por otro lado, el SIDS se ha relacionado con partos múltiples, prematuros prematuros o ser producto de un embarazo adolescente. Por desgracias, vivir en condiciones de pobreza, la ausencia de cuidados parentales o incluso dormir en la misma cama que el bebé, también pueden ser factores que lleven a una muerte súbita.

Este síndrome sigue siendo objeto de estudio pero las asociaciones y organizaciones pediátricas recomiendan:

  • Poner siempre al bebé a dormir boca arriba. Esto incluye en su cuna, asiento de seguridad para el auto, un paseador o portabebés.
  • Poner a dormir al bebé sobre una superficie firme. Al colocarlo en superficies demasiado blandas, corre el riesgo de sofocarse o asfixiarse si llega a darse la vuelta. Recuerda que cualquier aparato de bebé en que lo pongas de cumplir con los estándares vigentes de seguridad.
  • Nunca coloques almohadas entre el colchón y la sábana ajustada a la medida y mantén fuera de la cuna los objetos blandos, ropa de cama suelta o cualquier otro objeto que pueda aumentar el riesgo de que el bebé quede atrapado, se asfixie o sufra estrangulación. En teoría, después de los doce meses de vida, estos objetos implican un riesgo bajo para los bebés sanos, ya que son más capaces de moverse si sienten molestia, aunque por seguridad, sigue evitándolo.
  • Se recomienda poner al bebé a dormir en la misma habitación en que duermen los padres, ¡más no en la misma cama!. Lo ideal es colocar la cuna cerca de la cama de modo que puedas alcanzar al bebé fácilmente, así como tener la mejor visibilidad posible.
  • Evita exponerlo a demasiado calor. Procura que la habitación en la que duerme tenga la temperatura adecuada para que esté cómodo. Si hace mucho frío, recurre a ropa especializada de bebé para cubrirlo, pero jamás coloques nada en su cabeza.
  • Amamanta a tu bebé tanto como puedas. Se ha demostrado que amamantar puede ayudar a reducir el riesgo de SMSL, ya que disminuye algunas infecciones de las vías respiratorias altas que pueden influir en este síndrome.

     

Te recomendamos en video