Esto es lo que tienes que saber antes de tener una epidural

Todas hemos escuchado alguna vez hablar de la anestesia epidural. La mayoría de las personas la consideran como la forma de anestesia más segura y que produce menos efectos secundarios. Sus defensores afirman que no interfiere para nada en la conciencia y la lucidez mental de la mamá, aliviando el dolor por completo pero sus detractores advierten sobre los riesgos del parto manipulado médicamente.

¿Estás por dar a luz y aún tienes dudas sobre las opciones? ¡Sigue leyendo!

Se le llama también anestesia de las raíces nerviosas ya que adormece las raíces nerviosas de la médula espinal. El objetivo de este procedimiento es reducir al máximo el dolor que sentirá la mujer al dar a luz. Se realiza mediante una inyección local de un anestésico durante el parto, cuando comienzan las contracciones que causan que el cuello del útero haya comenzado a dilatarse. Lo que hace es bloquear la actividad de los nervios que llegan hasta el útero de modo que la salida del bebé no genera molestia alguna.

¿Cómo se aplica?

Solamente un anestesista podrá colocar la anestesia epidural. El especialista pondrá un anestésico local en la parte inferior de la espalda de la mujer embarazada. Utilizará una aguja fina y la colocará en esta parte baja de la columna vertebral.

Comenzarás a notar el efecto adormecedor entre 10 y 20 minutos después de la primera dosis de medicamento, aunque los nervios del útero comenzarán a adormecerse en unos pocos minutos. Recibirás dosis continuas de medicamentos a través del catéter por el resto del trabajo de parto.

También puedes tener la opción de analgesia controlada por el paciente, lo que significa que puedes controlar cuándo obtienes más medicamento a través de una bomba que está conectada al catéter (la cantidad de medicamento que puede darse es limitada, por lo que hay pocas posibilidades de sobredosis).

Después de dar a luz, se extraerá el catéter, aunque si fue por cesárea,  pueden dejarlo para administrar analgésicos postoperatorios.

¿Cuáles son las ventajas de la epidural?

-Una epidural proporciona una alternativa muy eficaz de alivio ante el dolor de parto

-Se puede controlar la dosis. Esto es importante porque a medida que avanza su trabajo de parto y el bebé se mueve por lo que es posible que en algún punto la dosis ya no cubra el dolor o que de repente aparezca dolor en un área diferente.

-Dado que el efecto está localizado, estarás despierta y alerta durante el trabajo de parto. permanecerás tranquila durante el proceso y te sentirás descansada para cuando llegue el momento de presionar.

-Sólo una pequeña cantidad de medicamento llega a tu bebé por lo que no hay afectación alguna.

Te recomendamos en video