Bebés pueden sufrir de depresión según las emociones de la madre: estudio

Si estás embarazada mira esto: Bebés en el vientre pueden sufrir depresión.

Durante el embarazo las mujeres pueden experimentar cambios en las emociones, sobre esta situación especialistas han recomendado a las futuras madres cuidar las emociones que viven durante la gestación, pues pueden generar en el bebé algunos cambios que pueden afectar su vida, porque las emociones de la madre moldearán al bebé por el resto de la vida.

Las recomendaciones no viven dadas por caprichos, sino luego del análisis de investigaciones científicas, donde algunos estudios han llegado a la conclusión de que las emociones de la madre no sólo influyen en el desarrollo del bebé durante la gestación, sino que dejará secuelas para el resto de sus vidas.

La psicóloga Hilda Hernández, en su Instagram @psicoinfantilvenezuela precisa que de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de California-Irvine, "los bebés pueden deprimirse luego de nacer si sus madres estuvieron tristes durante y después del embarazo".

Sin embargo, lo más importante que este estudio descubrió es que lo más imprescindible para el buen desarrollo del bebé, es la constancia en las emociones de la madre, es decir, que las futuras madres deben procurar un estado de calma y felicidad continúo en lugar de tener abruptos cambios de emociones entre tristeza, alegría e ira.

Explica la psicóloga que según detalla el estudio "los bebés en el vientre pueden sentir el estado psicológico de la madre y esto es lo que más nos sorprendió en el estudio".

Sandman, coordinador del estudio dijo que: "creemos que los fetos humanos son participantes activos en su propio desarrollo y están recolectando información para sus propias vidas luego de nacer. Se están preparando para el resto de sus vidas basado en mensajes que la madre les provee".

Aseguró que los bebés de madres con depresión, tristezas profundas o con estados de ánimos cambiantes presentan problemas de desarrollo o se desarrollan más lentamente. La idea no es presionar a las madres a sentirse perfectas durante los nueve meses, solo llamar su atención a fin de que tomen conciencia de relajarse durante este período y sobrellevar las circunstancias para que el niño se desarrolle normalmente, sano y feliz.