5 beneficios de practicar natación cuando estás embarazada

Rompiendo mitos

Puedes ejercitarse aunque estés embarazada. Claro, todo debe se controlado, y de la mano con tu doctor de cabecera. Todo dependerá del embarazo que estés atravesando pero con la información adecuada y los cuidados pertinentes no tienes limites.

Uno de los ejercicios favoritos que las futuras mamás eligen es la natación. La cual tiene un sinnúmero de beneficios. Éste es un ejercicio aeróbico que puedes realizar del tercer al noveno mes de embarazo.

5 Beneficios de la natación durante el embarazo

Aquí te presentamos algunas de las ventajas que tiene practicar este deporte durante el embarazo. ¡No pierdas la oportunidad de sentirte mejor de la manera más natural!

1.- Alivia las contracturas propias del embarazo

El propio  movimiento del agua ayuda a aliviar el estrés de las mamás y las contracturas musculares, las cuales son inevitables durante este proceso.

En el agua pesas menos y este hecho produce una alivio en la presión de ciertas partes del cuerpo.

2.- Adiós al dolor de espalda

Tener tantos kilos de más termina provocando fuertes dolores en la espalda de la mujer. Practicar natación significa una reducción del peso del niño dado que el cuerpo no está sujeto a la gravedad.

Esto se traduce a que las articulaciones no estén sobrecargadas y el alivio de la nueva madre es inmediato.

También conoce cuándo dejar de amamantar a tu bebé 

3.- El agua alivia la hinchazón

Es normal escuchar decir a las mujeres embarazadas lo hinchadas que se sienten durante este proceso. Esto es normal porque tienden a retener líquidos lo que ocasiona el hinchazón de los pies y los tobillos.

Por ello la natación durante el embarazo ayuda a la circulación sanguínea del cuerpo. Esto provoca que los pies y tobillos liberen la mayor parte de los fluidos.

4.- Te sentirás ligera

Promueve que las mujeres se sientan más ligeras, promueve la diuresis y alivia los trastornos generalizados que ayudan a alcanzar un bienestar físico.

5.- Te ayuda a mantenerte en línea

Subirás de peso, no hay más. No tienes que preocuparte por ello, solamente de comer lo necesario para mantenerte sana a ti y al bebé que estás esperando.

Sin embargo, puedes dar esa ayudadita para que bajar de peso después no cueste tanto trabajo. Quema calorías, relaja le cuerpo, alivia los síntomas propios del embarazo, quita el estrés, ¿alguna razón más para convencerte?

También lee

Te recomendamos en video: