¿Cómo la lactancia materna realmente afecta tu cuerpo?

El misterio de la lactancia materna

Amamantar es una palabra que genera respeto. Se describe como una experiencia única que solamente entenderán las mujeres. Asimismo, quienes tienen más de un hijo saben que cada situación es totalmente diferente, son vínculos que poco se pueden comparar. Es una experiencia totalmente personal.

Muchas mujeres están preocupadas porque no saben cómo dejará la lactancia su cuerpo, en especial, sus senos. Esto aunque parece mera vanidad es una interrogante totalmente válida y es más normal de lo que creen.

lactancia materna

¿Cómo la lactancia cambia tus senos?

1.- El cambio de los senos ocurre durante el embarazo, no la lactancia.

2.- Los senos se hacen más grandes y las aureolas y pezones más oscuras. Todos estos cambios son durante el embarazo.

3.- Muchas veces las venas de los senos se vuelven más notorias, así que pueden verse diferentes por el color o la forma. Este es totalmente normal.

4.- Los pezones se lastiman o se agrietan, lo que generalmente ocurre cuando los bebés se acostumbran por primera vez a amamantar.

5.- Es probable que desaparezca una vez que su bebé se acostumbre a la lactancia, pero hay ciertos productos que pueden ayudar a evitar o sanar dichas molestias.

6.- Los cambios se van a revertir, solamente que se deje de amamantar.

7.-Aunque se intente regresar al estado anterior, esto jamás se logrará. El cuerpo tiene cambios de los cuales no hay marcha atrás.

También te recomendamos cómo darle el primer baño a tu bebé 

¿Cómo ayudar a minimizar los efectos de estos cambios?

1.- Ua un sostén de lactancia bien ajustado, pero que no te lastime.

2.- Da masajes ligeros en tus senos durante el embarazo y la lactancia. Ayudará a mejorar el flujo sanguíneo brindando a tus senos una mayor capacidad para recuperarse y volver a su estado original.

Recomendaciones extra

1.- ¡No duele! Al menos en la mayoría de los casos.

2.- Acompaña los primeros meses de la mano de un doctor.

3.- Si la lactancia duele demasiado hay otras formas de alimentar al bebé. Nadie se debe sentir mal, simplemente todos tenemos organismos diferentes.

También lee

Te recomendamos en video: