6 consejos para cargar a tu recién nacido sin lastimarlo

Lee estos consejos y compártelos con tu pareja y familiares

¿Recuerdas la primera vez que sostuviste a un bebé en tus brazos?. El temor de tener a un recién nacido en brazos siempre se hace presente pues son tan pequeños y frágiles que cualquier movimiento puede lastimarlos. Sin embargo, cuando acabas de dar a luz y por fin logras tenerlo en brazos, hay una mezcla de magia y nerviosismo inexplicable.

Sostener a un recién nacido no es fácil para nadie pero si bien los temores son comprensibles, puedes trabajar ciertas técnicas para que tu bebé se mantenga seguro y cómodo.

Preparación para sostener a su recién nacido:

Lávate las manos: Es muy importante tener las manos limpias antes de cargarlo pues su sistema inmune aún se está desarrollando y cualquier cosa puede transmitirle infecciones. Usa jabón suave y agua tibia para enjuagarte las manos y ten un desinfectante al alcance para que quienes visiten al bebé lo usen.

Ponte cómoda: no es sólo la comodidad física, sino también la confianza en el agarre. Puede que sientas miedo al principio, pero con el tiempo te ajustarás. Tu nerviosismo no te dejará estar cómoda y le transmitirás la tensión al bebé así que trata de respirar y no pensar en las fatalidades o si lo estás haciendo bien o no.

Busca un buen soporte: los recién nacidos tienen poco control del músculo, especialmente en el cuello. Por lo tanto, necesitas apoyar su cabeza y cuello. Además, asegúrate de no presionar los puntos blandos en la cabeza (fontanelas). El apoyo es crítico hasta que tu bebé llegue a los tres meses, cuando desarrolle un buen control sobre los músculos de la cabeza y el cuello.

Posiciones para cargar al bebé

Al hombro

Ésta es una de las posiciones más naturales para tu recién nacido. Con el cuerpo del bebé paralelo al tuyo, levántalo hasta la altura de tu hombro. Apoya su cabeza en este para que pueda mirar detrás de ti. Apoya su cabeza y cuello con una mano y la parte inferior con otra mano. Esta posición le permite a tu bebé escuchar los latidos de tu corazón para tranquilizarse.

Soporte de cuna

Acunarse es bastante simple y natural y es una forma ideal para calmar. Con tu bebé paralelo al nivel de tu pecho, desliza tu mano desde la parte inferior hacia arriba para apoyar la cabeza y el cuello. Coloca suavemente la cabeza de tu bebé en la curva de tu codo. Ahora mueve tu mano desde el cuello hasta la parte inferior y las caderas. Acerca a tu bebé y balancéalo suavemente.

Cargada en la cadera

Esta posición es ideal para una vez que tu bebé obtenga control total sobre su cabeza y cuello (tres meses aproximadamente). Coloca a tu bebé de frente a tu cara y haz que se siente en los huesos de tu cadera. Rodéalo con tu brazo alrededor de su cintura. Tendrá libertad de movimiento y podrá observar las cosas a su alrededor cómodamente.

 

 

Te recomendamos en video