¿Tu hijo no quiere dormir solo? Toma estos tips para que salga de tu cama

Aunque para los sea muy placentero dormir con sus padres, es fundamental que vayan asumiendo hábitos individuales

Es natural que tu hijo no quiera dormir solo. Tiene miedo a la oscuridad y le hace falta la protección de un adulto. Con el paso del tiempo ellos terminarán buscando su acomodo e independencia en la cama, pero hay culturas que aceleran este proceso.

“En algunos países orientales, como Japón, los pequeños comparten espacio por la noche con sus padres hasta los 5 o 6 años y en España les mandamos a otra habitación cuando son lactantes. Hay una tendencia innata a dormir en compañía. Si a los adultos nos consuela el abrigo social, con más razón en el caso de un niño que es más vulnerable. Al fin y al cabo, es lógico que ellos nos busquen, sobre todo de noche”, explica Iván Carabaño, médico pediatra a El País.

También es natural que los pequeños tengan fantasías con monstruos o personajes ficticios, por lo que desearán dormir contigo para que estos no aparezcan en las noches. Combatir dichos miedos es tarea fundamental de los adultos.

Toma nota de estas recomendaciones de la psicóloga Carla Valverde que te ayudarán a ir generando la independencia de tu hijo. Ellos automáticamente irán prefiriendo su habitación.

Preparar el terreno para que el niño vaya a dormir

Evita que tu hijo ingiera alimentos pesados. Los procesos digestivos lentos pueden interferir con su sueño. Evita además que practique actividades físicas en las horas previas a la hora de dormir. Adecuan también el clima de su habitación.

Generar el hábito de dormir en su habitación a temprana edad

Esto es fundamental hacerlo desde temprana edad de tal manera que tu hijo sepa cuál es su espacio habitual para dormir.

Fomentar rutinas a la hora de ir a dormir

Ponerse el pijama, lavarse los dientes, contar un cuento, cantar una misma canción, caricias, besos y mimos, recomienda la psicóloga a El País. Estos actos servirán de preámbulo para la despedida de la noche hasta el día siguiente.

Objetos quitamiedos que tranquilizan

Mantén en su habitación y cerca de la cama objetos que él pueda asociar con seguridad y confort. Un peluche, una fotografía familia, incluso un atrapasueño pueden servir de aliados.

Evitar ceder la cama

Evita que tu hijo acuda a tu habitación. Es común que en medio de la noche ellos vayan a la cama de los padres porque sienten miedo o algún malestar, pero no cedas ante ellos. Atiende su requerimiento y devuélvelo a su cama.

Fomentar la autonomía del niño/a a lo largo del día

Que los niños se sientan individuales e independientes será fundamental para crecimiento y desarrollo. Haz que ellos asuman rutinas propias e individuales como comer, vestirse, atender las tareas de la escuela, entre otras. Si ellos se sienten autónomos en suu rutinas diarias, dormir pasará a ser el último ítem que deben cumplir.

Retirar los apoyos a la hora de dormir solos de manera progresiva

Si tu niño hace resistencia a dormir solo en su habitación, ve persuadiéndolo, a través de la acción. Por ejemplo, acuéstate con él un rato hasta dormirse. Hazle sentir que está protegido y que estarás ahí con él.

Favorecer un vínculo positivo con los niños

Los miedos de tu hijo pueden fundamentarse en alguna relación de apego mal estructurada. Chequea las formas de relacionarse y otorgar confianza a los niños y eso se verá reflejado al momento de ir a dormir.

Te recomendamos en video: