5 mitos sobre el embarazo que siempre creíste y no son ciertos

No dejes que las dudas te invadan, ¡disfruta tu embarazo!

El embarazo es uno de los momentos más importantes para muchas mujeres sin embargo, existen mucha dudas y ansiedades durante los 9 meses que dura. Sin embargo, también somos propensas mitos a creer todo lo que nos dijeron en la casa, en la escuela, en la televisión o en las reuniones con amigos sobre lo que se debe y no se debe hacer durante esta etapa.

Muchas de estas creencias o mitos forman parte de nuestra herencia cultural, pero a veces producen angustia innecesaria, sin tener una base científica sólida. Muchas de ellas suenan bastante ridículas y otras te hacen dudar de la verdad. Así que si estás embarazada, saber esto te serás de gran ayuda.

Nauseas y sexo del bebé

Las náuseas son uno de los síntomas más comunes del embarazo pero según la creencia popular, es posible saber el sexo del bebé a partir de qué tanto las sientas. Aunque se han hecho estudio con respecto a que las niñas causan más molestias que los niños debido a que generan más hormonas, no existe la suficiente evidencia científica para afirmarlo. De hecho, no hay forma de saber el sexo del bebé si no es con un ultrasonido pues ni la forma, ni el tamaño ni las señas particulares en la pancita, definen a un niño de una niña.

¿Comer por dos?

Estar embarazada no significa dobletear las porciones de comida. Sí, estás comiendo para dos, pero eso no significa que se necesiten dos raciones tamaño adulto. Según el Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), la mujer promedio con un peso normal antes del embarazo necesita solo alrededor de 300 calorías adicionales por día para promover el crecimiento de su bebé. Esa es aproximadamente la cantidad de calorías en un vaso de leche descremada y medio sándwich. Una mujer de peso normal debería aumentar de 25 a 35 libras durante el embarazo, menos si tiene sobrepeso.

Recuerda que es difícil reducir los kilos extra que ganas durante el embarazo, después de dar a luz. Y con cada embarazo posterior, una mujer va haciéndose más pesada. Además, subir demasiado de peso durante el embarazo, aumenta las posibilidades de tener una cesárea o un parto vaginal difícil.

Si durante el embarazo ves un eclipse de luna, el bebé nacerá con el labio partido

Los aztecas creían que un eclipse era un mordisco en la cara de la luna. Si una madre lo veía, le ocurriría lo mismo a su bebé. Para protegerse, según este mito, hay que llevar algo metálico, como por ejemplo un imperdible en la pantaleta. Aunque se trata de un mito muy bello, lo cierto es que el labio leporino se produce por una mezcla de factores genéticos y medioambientales que nada tienen que ver con los planetas. Sin embargo, si has escuchado decir eso a tus familiares ¡es normal que no desees arriesgarte a salir al exterior durante un eclipse!

Si tienes muchas agruras, tu bebé tendrá mucho cabello

Este es uno de los mitos más conocidos, pero la cantidad de cabello depende de los genes que tu bebé herede. Si tú o tu marido tienen mucho cabello, es bastante probable que tu bebé lo tenga también. La acidez durante el embarazo tiene que ver con otros factores, como el hecho de que los tejidos se encuentren más relajados por las hormonas o la presión de tu útero en el estómago.

Volar puede aumentar el riesgo de complicaciones

Muchas mujeres mantienen la creencia de que viajar en avión representa un riesgo para el bebé por muchas cuestiones, desde las máquinas de rayos X que pasas en seguridad, hasta la radiación de volar a grandes altitudes. La realidad es que todo el tiempo estamos expuestas a la radiación y aunque es cierto que durante el vuelo hay un poco más que en tierra firme, no tiene mucha penetración en el cuerpo, por lo que es es poco probable que cause daño fetal. Tampoco son peligrosos los escáneres corporales ya que es una cantidad muy pequeña de radiación, según el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, y el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO