10 errores de mamá primeriza

No es fácil ser mamá por primera vez y es por esto que en algunas ocasiones tenemos algunos leves errores.

Tener tu primer bebé es un gran reto, y no porque sea cosa del otros mundo, sin embargo “nadie nos enseña a ser padres” y en ocasiones por querer cuidar tanto a nuestro bebé caemos en el exceso y cometemos varios errores de mamá primeriza, relájate, échales un ojito a esto típicos mistakes:

 1.-Abrigar demasiado al bebe: es clásico, la mamis los quieren cubrir con cinco cobijitas, ponerle gorro y guantes para que no le de ni la más mínima cantidad de viento, pero la verdad es que si los abrigamos demasiado sudan mucho y se ha comprobado que aumenta el riesgo de asfixia y muerte súbita.Si la temperatura de tu casa oscila entre los 20 -22 grados con un simple mameluco ligero es suficiente.

2.- No dejar que nadie lo toque: es cierto, quisiéramos meterlo en una burbuja de cristal y que absolutamente nadie lo tocara para que no se contagiara de ninguna enfermedad, sin embargo también es necesario que el bebé esté en contacto con el ambiente para que refuerce su sistema inmunológico.

 3.-Mientras lo alimentas, cambiarlo de pecho sin que termine: la leche materna que sale al final es la más nutritiva porque tiene más grasa que la del principio. Una vez que el bebé termina (se sabe porque el pecho que acaba de soltar está completamente blando) se le pasa al otro pecho.

 4.-Raparle la cabeza para que le crezca el cabello más fuerte: los dermatólogos no recomiendan hacerlo, primero porque no es cierto que el pelo crezca más fuerte: crece exactamente igual. En segundo lugar, porque si el bebé es muy pequeño es posible que, al desaparecer el pelo, pierda calor corporal por la cabecita. Las características del pelo del bebé no serán definitivas hasta pasado su primer cumpleaños y dependen de su herencia genética.

 5.-Seguir los consejos de tu abuela antes que los del pediatra: es típico, las abuelitas son sabias, y sus consejos “regularmente no fallan” pero debes saber que el pediatras es la persona que más conocimientos tiene sobre lo que es adecuado o no para tu bebé.

6.-Dudar de tu capacidad como madre: no desconfíes de ti misma, tu instinto maternal es natural.Aunque al principio, te encuentres cansada y con molestias tras el parto, la mayoría de las mujeres somos capaces de cuidar perfectamente de nuestros bebés

 7.-Dejarte aconsejar por todas tus amigas: nunca falta quien te quiera contar como fue exactamente su parto y te quiera convencer de que lo mismo te pasará a ti, pero esto es imposible, cada una vivimos el embarazo de manera diferente,olvídate de todas las historias y disfruta de cada etapa de tu embarazo.

8.-Bañarlo diario: respecto a su higiene personal, no es necesario bañarlo todos los días porque el manto lipídico de su piel se altera con el baño, aunque le hidrates bien la piel después. Al principio, con bañarle dos o tres veces en semana es suficiente.

9.-Ir a urgencias por cualquier motivo: es normal, no sabemos todo, pero debemos aprender a ser pacientes y conocer a nuestros hijos.

 10.-Acostumbrarlo a dormir en la cama con los papás: no es recomendable porque se corre el riego de aplastar al bebé durante la noche, además debemos enseñarle que cada quien debe tener su propio espacio.

Fuente: Materna