Chile: Postnatal de seis meses… con un tope razonable

Nadie se muere por ganar $1.000.000 por seis meses.

maternidad2.jpg

Anoche nos enterábamos de que la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, (SERNAM) y diputadas de oposición se pusieron de acuerdo con el nuevo proyecto de postnatal.

Recordemos que actualmente, las mujeres contratadas gozan del derecho de postnatal, por 3 meses, y un tope de 60 uf. (Casi un millón ochocientos mil pesos, más de U$ 3.000).

El alargamiento de 3 a 6 meses prometido en la campaña presidencial de Sebastián Piñera se demoró en llegar a la mesa y al parlamento; topes que no le gustaban a los que ganaban más que ese tope, renunciabilidades o flexibilizaciones del beneficio que no le gustaban a las instituciones pro lactancia materna; dimes y diretes con la ministra del trabajo que defendía a los más pobres, (legítimo) mientras la oposición abogaba por la no discriminación (legítimo también) Unos decían que era un derecho, otros decían que era un beneficio.

Desde que escuché el tema del alargamiento del post natal, comencé a tener piel de gallina. Porque no es un tema simple. Claro, es muy lindo que las madres estén más tiempo con sus hijos, que los amamanten y todo eso. Pero también es cierto que lamentablemente vivimos en un país que en muchos aspectos sigue siendo machista, con empresarios que obviamente quieren ganar plata, y escasos incentivos para que contraten a más mujeres –y les paguen sueldos iguales a los de los hombres que desempeñan sus mismas labores- yo en ese momento no estaba trabajando, y temí que cuando fuera a buscar trabajo, se me discriminara por mi juventud y edad fértil. Más aún si iba a estar 6 meses fuera.

Ya nos discriminan en la Isapre, obligándonos a pagar la cobertura de una guagua que no pensamos tener, desconfiando en lo absoluto de nuestra capacidad de prevención de la concepción, de nuestra inteligencia e incluso, obligando a pagar a mujeres que ni siquiera tienen útero por una guagua que nunca llegará.

Después de un tiempo, me hice la idea. Quizá porque empecé a conectarme con mi sobrina chica enana de 3 meses y mi cuñada que no podía estar con ella, y con mi hermano que quizá también hubiera querido cuidarla un tiempo. Sobre todo me ayudó a hacerme la idea llegar a una empresa que no me preguntó si tenía hijos, si quería o no tenerlos, si pololeaba, o qué métodos anticonceptivos usaba, como he sabido de algunas entrevistas de trabajo.

Bueno, ok, es una buena idea que se alargue el postnatal para mí. Y para muchas otras mujeres que no tuvieron la suerte de tener una educación y que no encuentran otro trabajo que no sea de temporera; obviamente, con ninguna protección o derecho a nada. Con esta modificación, ellas y sus hijos serán beneficiados.

Disculpe, pero, ¿Hay tope? Mmm eso de nuevo me hizo dudar. ¿Es justo dejar fuera a las mujeres que ganan más sólo por eso? Claramente no. ¿Es justo hacer que los impuestos pagados por todos los chilenos –ricos y pobres- se vayan a pagarle el sueldo a alguien que gana 10 veces más que ellos? Pucha, eso tampoco es justo.

Con el acuerdo de anoche, se elevó el tope propuesto inicialmente. Ya no son $600.000 (me enreda demasiado hablar en UF) como se pensó en un primer momento, sino $1.000.000. Eso es mucho dinero, pero a simple vista podría ser el sueldo de una profesional joven esforzada y endeudada, que estudió algún posgrado también endeudándose, que ha postergado su vida personal y profesional por su carrera. Es justo entonces que si aprovechó las oportunidades que tuvo, y encontró un buen trabajo donde le pagan hasta $1.000.000, eso se le respete.

A algunos no les gustó que se hiciera un “acuerdo a puertas cerradas”. A lo mejor no es lo ideal, pero es lo que hay. Será un acuerdo de puertas cerradas, pero hecho entre parlamentarios escogidos democráticamente (bueno, a lo mejor no nos gusta el sistema pero ese es otro tema) con ministros elegidos por el presidente electo también democráticamente. Puede que la gente no le tenga cariño, pero igual la mayoría votó por él. Al menos, hay un acuerdo, se ha salvado el obstáculo y el proyecto podrá seguir su curso y posiblemente ser aprobado para beneficio de muchas lectoras que algún día quieren ser madres.

Diputadas, senadoras, directoras de servicios con sueldos “reguleques,”, altas ejecutivas y gerentes que ganan más de un millón, tendrán que revisar su estilo de vida y darse cuenta de que si se organizan y ahorran, no se van a morir por ganar “sólo” un millón de pesos por seis meses si es que tienen guagua. No me gustaría que mis impuestos se fueran a pagarles para que cuiden a sus guaguas (que muchas veces entre enfermeras y nanas varias, más se convierten en sus muñecas vivas que otra cosa) mientras las madres de guaguas mayores de seis meses, igual hacen malabares para ver donde las dejan cuando vuelven a trabajar, porque con su sueldo no pueden pagarle a alguien, no pueden pagar una sala cuna, y las estatales lloran por cupos, mientras el resto del país nos sacamos la mugre para llegar a fin de mes, y algunos ni eso pueden hacer.

¿Tú que opinas?¿Encuentras que el tope de un millón de pesos es razonable?