logo
Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos
Lifestyle 16/08/2021

Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos

Estilo de vida. Si bien el concepto existe desde hace décadas, en los últimos años ha incrementado su demanda.

Luz Lancheros, MWN

Desde que se inventaron las oficinas (desde mitad del siglo XIX, cuando se dio una transformación en la primera Revolución Industrial y así hubo migraciones masivas a las ciudades), estas solamente se concibieron como espacios de productividad. Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos

Esto no cambió mucho durante gran parte del siglo XX, donde era común la imagen –y el imaginario– de trabajadores aplastados por montañas de papeles en pequeños cubículos y ni se diga emocional y anímicamente. 

Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos

Pero, para la segunda mitad del siglo pasado se comenzó a concebir otra forma de diseñar espacios, que no solo se remontaban a la arquitectura y el  interiorismo.

Erich Fromm fue el primero que introdujo el concepto biofilia en los años 70 al hablar del amor por las cosas orgánicas y luego se adaptó en el lenguaje científico.

Ya para los años 80, el libro “Biofilia” de Edward O. Wilson, planteaba nuestra necesidad de relacionarnos con la naturaleza como clave para nuestra dependencia evolutiva. 

Así, expertos como Stephen Kellert u Oliver Heath han refinado la teoría para aplicarla en espacios donde la naturaleza juega parte fundamental para generar bienestar y productividad.

De esta manera, elementos como la luz, el aire, los patrones, la ventilación y otros factores fundamentales a la hora de concebir un lugar, interactúan con la naturaleza. 

Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos

Jardines verticales, estanques interiores, cascadas, acuarios, por ejemplo, hacen parte de este diseño.

Lugares como el aeropuerto internacional de Singapur en Changi, en su terminal Jewel tienen su propia cascada, jardines y mariposario; un enorme ejemplo de espacios masivos adaptados con diseño biofílico.

También se podría hablar, allí mismo, del hospital Khoo Teck Puat o del impresionante jardín Gardens by The Bay. Estos tres sitios son ejemplos de cómo incluso estas adaptaciones pueden ir más allá de espacios laborales.

Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos

Asimismo, hay ejemplos recientes de diseño biofílico que incluso se usan para sanar heridas históricas y sociales.

Por ejemplo, luego de la trágica masacre de la escuela primaria Sandy Hook (EE.UU.) en 2012, se reconstruyó toda la escuela para dar una sensación de seguridad y bienestar a la comunidad involucrada.

Svigals + Partners, la constructora, incluyó en el nuevo espacio comederos para animales, humedales, imágenes de naturaleza, uso de luz natural y hasta un jardín simbólico para ayudar a los niños a recuperarse de lo sucedido. También colocaron la escuela al borde del bosque, le pusieron grandes ventanales y pusieron jardines de lluvia, entre otros elementos. 

Algunos beneficios a nivel individual y social 

Hay estudios también, desde los años 80, que muestran cómo este tipo de diseño genera una mejora anímica en las personas.

También influye en la reducción de su estrés, cuando tienen contacto con la naturaleza.

Los más recientes, mencionados por la firma británica Chapman Taylor (que también se especializa en diseño biofílico) , son el reporte de 2015 de The Human Spaces Report, que estudió a 7600 oficinistas en 16 países y halló que el 58% de ellos trabajaba sin plantas en su espacio.

Aquellos que sí, tenían un 15% más de bienestar y un 6% más de productividad.

Por su lado, Andrew Dannenberg, en su libro “Making Healthy Places: Designing and Building for Health, Well-Being, and Sustainability” (2011) ya mostraba que este tipo de espacios podían generar menos segregación, criminalidad y violencia.

De hecho, mostraba cómo el “Gimnasio Verde” en Gran Bretaña permitía mejorar la calidad de vida y la salud mental, así como la disminución de la segregación y exclusión social.

El autor y el experto Peter Newman también hallaron, para su artículo de la revista Sostenibilidad de la Universidad de Virginia, cómo por ejemplo, la ciudad de Nueva York se ahorró 470 millones de dólares en atender crisis de productividad y 1,7 mil millones en gastos judiciales por crímenes cuando se creaban espacios biofílicos. 

Diseño Biofílico: trayendo bienestar a ambientes tradicionalmente opresivos

“El diseño con este enfoque en reconectar al ser humano con la naturaleza ha sido trascendental y de suma importancia para el bienestar de las personas a través de los tiempos.”

” Sin embargo, la deforestación en ciudades generó un distanciamiento a esta ventana natural en donde se pudo enfocar esfuerzos al diseñar grandes urbanizaciones.”

“Podría decirse que recientemente se ha retomado la idea de implementar estos espacios forestados en desarrollos arquitectónicos, fomentado por una apreciación de nuevas generaciones y por el impacto positivo que genera el estado de ánimo de la sociedad. “

Esto le explica la experta en tendencias de WGSN, Rosalina Villanueva, A Metro.

Así comenzó la tendencia

“En el 2016 fue que lanzamos nuestro primer reporte en WGSN para destacar la creciente popularidad de las plantas en interiores y decoración de las casas, sobre todo una tendencia adoptada por los jóvenes millennials en la búsqueda de agregar calidez a sus hogares.”

” De ahí analizamos plantas en el espacio de trabajo, como recursos para mercadotecnia visual y ambientación en tiendas, y plantas en un escenario de una vida más lenta, buscando como solución a las plantas para reducir el estrés y al tiempo aumentan el bienestar.”

” Las plantas no solo suavizan el ruido y mejoran la calidad del aire, sino que en el lugar de trabajo se ha demostrado que reducen los costos de atención médica, disminuyen el ausentismo y reducen la rotación”, añade la experta.  

“Además de garantizar un hogar más acogedor y cálido, las plantas reducen el estrés y alargan la capacidad de atención en las oficinas.”

” Hemos visto esta tendencia evolucionar a exhibiciones colgantes o pequeños jardines de hierbas, y cómo las marcas ofrecen muebles de plantas modulares para aprovechar este nicho creciente que vive en espacios pequeños.” 

“Hemos visto también la evolución al mundo de hospitalidad y bienestar y el diseño ecológico, destacado en hoteles y restaurantes que utilizan elementos biofísicos para promover una sensación interior exterior en sus espacios. “

“Además, una cultura por la artesanía y el hacerlo tú mismo en los mercados de plantas ofrecen un sector completamente nuevo para proyectos artesanales.”

“En el comienzo de 2020, con el miedo de los consumidores por la escasez de alimentos, vimos cómo muchos usaron jardines interiores y exteriores para cultivar sus propios alimentos, creando este sentido de autosuficiencia y que más elementos de electrodomésticos y tecnologías inteligentes están enfocadas en ofrecer este tipo de servicios y soluciones para el hogar.”

#####

3 preguntas a …

Daniela Nuñez diseñadora industrial , especialista en diseño de interiores de Omar Castaño Arquitectura.

P: ¿Por qué si bien el diseño biofílico se lleva implantando en varios países, se vuelve a hablar de él? 

–Creo que hemos estado conviviendo en un espacio demasiado urbano: las ciudades han acabado con la naturaleza y es importante saber que gracias a esta existimos. Por eso debemos incluirla en los diseños y tener una mejor conexión y una calidad intensa con el medio ambiente. Asimismo, buscamos una conexión entre los usuarios que habitarán el  espacio y la  naturaleza  al mismo tiempo, para generar bienestar.

P: Se ha criticado al diseño biofílico por su alto mantenimiento. ¿Cómo se maneja esto desde la profesión? 

–Existen diversas formas y sistemas para incluir diseño biofílico en diseños urbanos. Se han generado tecnologías alternativas basadas en los elementos naturales y no son tan costosas. También las aplicamos dependiendo del lugar, del hábitat en el que se encuentra ese espacio y ahí aprovechamos esos recursos. 

P: ¿Cómo evalúan qué poner en dónde y para quién? 

–Evaluamos dependiendo para quién es el espacio, cuál es la función que tendrá dicho lugar y cómo podremos intervenir en él. Así, podemos analizar cómo ubicar las plantas. Primero, para que tengan una larga vida y que el cliente no haga un esfuerzo extra para cuidarlas, por ejemplo. Buscamos que estas tengan sistemas de riego autónomos y que el mantenimiento no sea constante sino a mediano y  largo plazo.