logo
El síndrome de Fomo, la incapacidad de desconectarnos del mundo laboral aún estando en casa
Lifestyle 24/07/2021

El síndrome de Fomo, la incapacidad de desconectarnos del mundo laboral aún estando en casa

Celulares, los causantes de que no podamos desconectarnos del trabajo

La pandemia del COVID-19 trajo consigo la implementación del trabajo remoto en un gran número de empresas en el mundo. La vida laboral se mezcló con la personal en escenarios que hasta el momento estaban exclusivamente dedicados a la vida privada.

Así, el trabajo remoto ha sido un aspecto determinante en la forma de trabajar en estos tiempos. Lejos de anularse, las empresas ahora quieren que sea permanente o que se haga una transición al modo de trabajo híbrido.

En esto coincide el informe realizado por Google y Qualtrics a 3.000 empleados de todo el mundo. Allí se mostró que al 34% de los encuestados le fue difícil resistirse a revisar las notificaciones del trabajo en casa y el 29% no pudo aguantar las ganas de revisar las notificaciones personales mientras estaba en el trabajo.

Un informe sustenta la incapacidad de conectarnos

De hecho, entre los argumentos más relevantes que dan las personas en el estudio de Google y Qualtrics para no desconectarse del trabajo cuando se encuentran fuera de su horario laboral están revisando mensajes, llamadas o correos importantes, con un 60%; planeando las tareas del día siguiente, con el 44%; están pendientes de alguna notificación, con el 40%; escribiendo una tarea o una nota, con el 32%; y completando tareas del día siguiente, con el 29%.

¿Qué ocasiona este síndrome?

Son varias las razones por las cuales la vida laboral y personal se han mezclado y tienen a muchas personas abrumadas o sin un horario laboral.

La primera tiene que ver con el síndrome Fomo (Fear of missing out) o ‘Miedo a perderse algo’, que hace referencia a la incapacidad de desconectarnos de la vida laboral aun estando en casa. Las personas que padecen Fomo creen que tener disponibilidad las 24 horas del día los hace más productivos y reconocidos.

Según cifras de Statista, la penetración móvil en el mundo alcanzó el 78,05% en 2020. Esto se basa en un estimado de 6.055 millones de suscripciones de teléfonos inteligentes en todo el mundo, con una población mundial de 7.674 millones de personas.

La situación es compleja, por lo que muchas compañías que confían en el trabajo remoto ya están tomando cartas en el asunto para apoyar a sus colaboradores en el manejo de esos escenarios.

Estrategias a utilizar

Con estrategias como el trabajo híbrido, el uso de dos teléfonos móviles para separar la información personal y laboral o perfiles de trabajo, o la definición clara de horarios para cada actividad se busca controlar una situación inevitable que parece que perdurará por mucho tiempo.

Más en Nueva Mujer: