'Lo excepcional', 'lo bueno' y 'lo no tan bueno' de una freidora de aire

Probamos uno de los electrodomésticos de moda en la cocina, acá les contamos nuestras impresiones.

Desde que llegaron al mercado las famosas freidoras por aire se ha especulado mucho acerca del uso y las garantías de las mismas, por lo que es importante contar cuestiones de su funcionamiento.

Lo primero es aclarar qué es y cómo funciona. Se trata de un electrodoméstico que utiliza principalmente un sistema de aire caliente, que se distribuye por medio de unos ventiladores, para cocinar los alimentos.

El funcionamiento de la Air Fryer se parece más al de un horno aunque no requiere de tiempo de calentamiento alguno, de la cocción se encarga la acción simultánea de un grill y aire caliente en altas velocidades.

Una bandeja en la parte frontal da el acceso a una especie de recipiente antiadherente en el que es posible agregar cerca de un kilo de alimentos, desde papas hasta croquetas, alitas de pollo o cualquier cosa que sea susceptible de ser ‘frita’ según la tradición gastronómica de cada cual.

Nos dimos a la tarea de probar el modelo de la compañía Kalley, quienes lo que hicieron fue aplicar sus conocimientos tecnológicos para hacer el proceso mucho más rápido, limpio y, probáblemente, más práctico en muchos sentidos, acá les contamos cómo nos fue probando este electrodoméstico.

Lo excepcional

Una de las mayores características de este modelo es que es fácil de usar y limpiar, además no causa olor debido a que el aire o el vapor que expulsa es definitivamente menor que el de las freidoras convencionales y por supuesto hay que destacar el menor consumo de grasas y colesterol en el alimento. Aunque puede funcionar sin nada de aceite, en algunos alimentos muy secos se recomienda aplicar una fina capa de este para que queden más jugosos.

La kalley cuenta con una potencia de 1.500 watts, su capacidad es de 2.5 litros y su temporizador de 60 minutos, tiene sistema de apagado automático, cuenta también con una temperatura de hasta 200°, flujo de aire constante, circular, ysu  mango antideslizante sirve para revisar la preparación de los alimentos.

Y su control de seguridad, la convierten en un producto idóneo para realizar recetas con los diversos ingredientes de las cocinas tradicionales que tenemos en el país.

Lo bueno

Los mandos no pueden ser más sencillos. Una rueda marca la temperatura y otra el tiempo de cocción. Para la comodidad de quienes la usen, deben saber que a la hora de limpiarla, la cesta es apta para lavavajillas, el asa superior es integrada para facilitar el transporte y para nuestra seguridad el asa y la carcasa de tacto frío.

También es de resaltar que tiene un diseño moderno en negro y aluminio, lo que hace que se ensucie menos en la cocina. Si a eso añadimos factores como limpieza, rapidez y procrastinación cocinera, la Air Fryer se ha convertido para muchos en una auténtica joya si usted está cansado de cocinar al vapor, o a la plancha, y busca una alternativa saludable a la fritura convencional.

En ese sentido es recomendable tenerla si está abierto a una forma de cocinar diferente, “similar” al frito, pero sin llegar a él.

Respecto a la seguridad, no se ha encontrado ningún problema, aunque lógicamente, hay que tener cuidado de no tocar las partes calientes durante el funcionamiento.

Lo no tan bueno

La Air Fryer no es un electrodoméstico económico para muchas personas, sin embargo si se hacen cuentas de lo que se gasta en el aceite de oliva y en lo que se resienten el organismo con tanta grasa ya no lo es tanto.

Un punto importante es que si usted se considera un  fanático de los fritos y buscas una máquina que replique exactamente esta forma de cocinar los alimentos, este no es el producto adecuado para usted.

El dato

El precio regular de mercado de este modelo es de $399.900.