Prepara una lasaña de calabacín tan ligera que puedes cenar con ella

Este vegetal es perfecto para sustituir la pasta

Tienen mucha agua y fibra, y de allí la clave para ser tan ligeros como deliciosos. Por eso, el zucchini o calabacín, es el vegetal perfecto para sustituir las láminas de pasta como base de una lasaña, y será tan saludable que podrás cenar con ella.

¡Tremenda! Prepara la mejor tortilla de papas de tu vida

prepara esta tortilla, una receta española en tu casa de una manera muy sencilla

Aquí te diremos cómo prepararla fácilmente.

Ingredientes

  • 1 zuchini grande
  • 200 gramos de salsa de tomate casera
  • Una lata de atún de 100 gramos
  • 100 gramos de mozzarella rallada
  • Pimientos del piquillo
  • 60 gramos de aceitunas  negras
  • 20 gramos de sal
  • Pimienta negra al gusto
  • Albaca al gusto
Lasaña de calabacín Lasaña de calabacín - Pinterest

Preparación:

  1. Mezclaremos la salsa de tomate casera que ya teníamos preparada con un poco de albahaca, luego le añadimos el pimiento del piquillo en tiras, atún, olivas negras sin hueso y cortadas en aros, un toque de pimienta, un punto de sal.
  2. Reservamos la salsa del relleno.
  3. A continuación cogemos el calabacín, cortamos las dos puntas y lo cortamos en láminas flexibles, no demasiado finas.
  4. Una vez que las tenemos nos disponemos a montar la lasaña. Pondremos como base un poco de salsa de tomate casera y sobre ella pondremos la primera lámina de calabacín, después echaremos sobre ella el relleno.
  5. Tras la primera capa de relleno añadiremos por encima la mozzarella rallada, después colocaremos otra lámina de calabacín, aplastamos bien, echamos otro poco de salsa de relleno y la mozzarella. Por último colocamos la última lámina de calabacín.
  6. Añadimos sobre la última lámina del calabacín un poco de salsa de tomate.
  7. Colocamos la lasaña en el horno durante unos 20 minutos a 200ºC.

Tips

Recuerda no cortar demasiado finas las láminas del calabacín porque si lo haces corres el riesgo de que el plato se desmorone.

Añade a tu salsa de tomate casera un toque de albahaca, pues eso hará que se parezca a la clásica salsa «napolitana».

Aplasta ligeramente cada capa para que el resultado sea más compacto.

Te recomendamos en video: