'Lo excepcional', 'lo bueno' y 'lo no tan bueno' de la Instax Mini 11

La nostalgia por lo análogo y lo instantáneo sigue ganando en el gusto de muchos.

En el mundo actual donde la fotografía digital ha tomado mucha fuerza cada día, existe un pequeño mundo donde lo análogo sigue en pie. Y la fotografía instantánea ha aprovechado la tecnología para convertirse en un gadget esencial para algunos, esto porque permite  tener un registro físico de los recuerdos y momentos especiales.

Actualmente se siguen lanzando modelos nuevos de estos aparatos que se han ido adaptando a las necesidades actuales, como el querer tomarse una selfie, hacer una toma desde más cerca de los objetos, entre otras.

Y es que para nadie es un secreto que la cuarentena, el encierro y el distanciamiento social nos afectó a todos, es por eso que Instax Colombia presentó la nueva Instax mini 11 para crear e imprimir recuerdos, creando autorretratos gracias al selfie mirror integrado en el lente, el flash incorporado y el modo de exposición automático que dan un mejor aspecto a las fotografías.

Probamos por unos días este nuevo modelo y estas fueron las impresiones:

Lo excepcional

La nueva Instax Mini 11 es el primer modelo que presenta la función “Exposición automática”, en ese sentido la cámara detecta automáticamente el nivel de luz ambiental cuando se presiona el botón del obturador. Además optimiza la velocidad al momento de capturar y la potencia del flash según la condición.

También fue posible notar que al tomar fotos exponiendo al sujeto principal y el fondo, sin importar el escenario o la situación, desde un día soleado al aire libre a una toma interior oscura, las impresiones instantáneas son de alta calidad independientemente del lugar.

Otra característica, es el “Modo Selfie”, que es ideal para selfis y primeros planos, se realiza presionando un botón que permite sacar más el objetivo y enfocar así a sujetos entre 30 y 50 cm de distancia. Esto ayuda también a obtener una especie de “modo macro”. para acercarse a nuevos sujetos.

Lo bueno

La Instax Mini 11 trae mejoras respecto a su antecesora, por lo que le recominedo a quienes quieran “arriesgarse” con la fotografía tradicional (e instantánea) por primera vez, este nuevo modelo es una muy buena opción.

Además, tiene diseño bastante adorable, a simple vista, las diferencias con su antecesora, no son notorias. No obstante, probando la cámara y viendo los resultados de las fotos las diferencias comienzan a notarse: hay mayor definición en colores y enfoque, el fotómetro es más rápido y un pequeño lente para fotos macro.

El objetivo de la nueva cámara es el mismo 60 mm con dos elementos ópticos de modelos anteriores. Cuenta con un obturador automático que dispara de 1/2 de segundo a 1/250, además de una función de sincronización para baja luz. También incluye un sistema de exposición de 5 a 14.5 valores de luz.

Por último hay que hablar definitivamente de sus dimensiones 107.6 x 121.2 x 67.3 mm y su peso de tan solo 293 gramos, lo que resulta cómodo al momento de usarla.

Lo no tan bueno

Aunque tiene un tamaño compacto que fue rediseñado para una portabilidad óptima dándole un aspecto fresco y moderno. Además de ser más delgado y ligero que el modelo anterior, la mini 11 tiene un diseño de cuerpo redondeado que se adapta perfectamente a las manos de los usuarios para una mejor manipulación, sin embargo su material sigue siendo muy suave lo que podría ocasionar que se resbale de manera fácil.

Precio

El costo de este modelo de cámara es de $319.999.

Colores

– Blush pink
– Ice White
– Sky Blue
– Lilac Purple
– Charcoal Gray