Enfermera se reencuentra con su hermana perdida al ser hospitalizada por COVID-19

Después de años separadas, se encontraron por casualidad en el hospital donde ella trabaja cuando su hermana fue ingresada por COVID-19.

Bev Boro, es una de las enfermeras que se ha dedicado a ayudar a pacientes en un centro de rehabilitación en Nebraska, Estados Unidos. Su trabajo transcurrió con normalidad desde inicios de la pandemia, hasta que un día un nombre familiar apareció en su hoja de ingresos; era el de su hermana perdida hace 50 años.

Enfermera encuentra a su hermana después de 20 años separadas

Cuando Bev, vió el nombre de Doris Crippen en la lista de sus pacientes del día supo de inmediato que se trataba de su hermana. El reencuentro sucedió gracias a que Doris había contraído coronavirus y se había desplomado en el piso de su departamento, provocando la fractura de su brazo. Después de pasar un mes en el Hospital Nebraska Medicine, fue enviada al centro de rehabilitación donde su hermana había trabajado por más de 20 años.

Doris y Bev comparten al mismo padre, pero nacieron de madres diferentes. Doris es la mayor y Bev, la menor de ocho hermanos. Cuando Bev tenía menos de seis meses de edad, sus padres perdieron la custodia de sus hijos, quienes fueron separados y puestos en adopción. Ambas pasaron años buscándose sin encontrarse, sin embargo las dos permanecieron en el estado de Nebraska.

Cuando Bev vio el nombre de su hermana en la lista su corazón latió con fuerza. Tomó un pizarrón blanco y escribió el nombre de su padre: Wendall Huffman. Cuando Doris lo vió respondió "Ese es mi padre" y Bev le dijo "El mío también".


De acuerdo con el Washington Post, Doris considera su diagnóstico y su caída una bendición, ya que de esa manera pudo reencontrarse con su hermana perdida. Actualmente ambas continúan en contacto y están felices de poder pasar tiempo juntas. Bev, ha podido reencontrarse con cuatro de sus hermanos a través de Facebook y ahora se los pudo presentar a Doris.

Te recomendamos en video: