Alejandro y Camila Fernández reciben críticas por hacer boda en plena pandemina

El cantante entregó a su primera hija en el altar en Guadalajara, que provocó un debate en redes sociales

“Se me cayó el traje de charro”, fue lo que sintió Alejandro Fernández al enterarse de las intenciones de Camila Fernández.

El Potrillo tuvo sentimientos contradictorios al saber que uno de sus cinco hijos llegaría al altar, sobre todo cuando era una de sus hijas de tan solo 22 años, algo que lo puso sensible: “Me puse a ver las fotos de Camila cuando estaba chiquita y me dio mucha nostalgia”, compartió el cantante.

Camila Fernández se casó la tarde del sábado en Zapopan, Jalisco. Un día antes se llevó a cabo el enlace civil con un grupo reducido de invitados, donde Francisco Barba y la hija de Alejandro demostraron que pese a lo precipitado de la boda, estaban seguros de dar ese paso.

La pareja decidió casarse en medio de la pandemia, y aunque trataron de mantener todos los protocolos que requiere la alerta sanitaria, la mayoría no cumplió con portar el cubrebocas durante la misa y la fiesta.

Tanto Camilia, como Alejandro fueron objeto de varias críticas en redes sociales por hacer un evento de este tipo ante el momento que vive el país, en la cuestión de salud.

Vicente Fernández, se quedó en el rancho como medida preventiva ante el Covid-19.

La nieta de Vicente Fernández nunca pensó que el 2020 la sorprendería con tantos momentos especiales: primero la planeación de lo que será su nuevo disco con Universal Music, segundo la pandemia que provocó que hiciera una pausa en su carrera, tercero lanzar canciones y videos desde su aislamiento; por último, el casarse con Francisco Barba.

La cantautora tapatía decidió comenzar un nuevo ciclo de vida junto a Francisco Barba, con quien ha compartido una historia de amor, que la llevó a tomar la decisión de casarse con el que nombra como el “amor de su vida”, con el que un noviazgo de casi nueve meses.

 

 

Boda religiosa

La pareja decidió realizar su boda civil y religiosa en medio de la pandemia y trataron de mantener todos los protocolos que requiere la alerta sanitaria. Antes de ingresar al templo, se tomó la temperatura de los casi 50 invitados y se pidió el uso de cubrebocas, el cual no fue utilizado por los ahora esposos.

"Que sea muy feliz, que sea una buena esposa y que quiera mucho a su marido, porque es muy bueno", dijo Doña Amelia Martínez, abuela materna de la novia; mientras que su abuelo paterno, Roberto Guinart añadió: “Tienes que aprender cómo hacerle para superar los problemas que se presentan, y esa es la actitud positiva de entenderse y tolerarse para que el amor no se pierda".

Al final de la boda, Camila habló si le gustaría ser mamá: "Me gustaría ser mamá, quién sabe si pronto, pero yo les aviso [risas]".

 

 

 

Detalles

Doña Cuquita acudió sin Vicente Fernández, quien se quedó en el rancho como medida preventiva ante el Covid-19, a su llegada la esposa de Don Chente fue clara al decir qué consejo le dio a su nieta: “Que sea feliz y que tome mi ejemplo”

Al ser familia de tradición charra, la mayoría de los hombres presentes portó el traje charro, como fue el caso del novio Francisco Barba, así como Alejandro y Gerardo Fernández.

Francisco Barba llegó montado a caballo acompañado de su abuelo y amigos para escoltarlo rumbo al altar.

Camila Fernández pretendía llegar en un carruaje adornado para la ocasión , pero hubo una confusión y los encargados de manejarla se fueron a otro templo, lo que impidió que la joven llegará en su vehículo a caballo, por lo que tuvo que hacerlo en el automóvil de su papá sin estar adornado con flores. El carruaje llegó casi al final del enlace religioso.

Los invitados solo fueron personas muy cercanos a la pareja, como Gerardo, Vicente Junior y Alejandro Fernández, con sus respectivas familias.

Vicente Junior hizo la presentación oficial de su novia Mariana ante la familia. Doña Cuquita, fue de las primeras en darle la bienvenida.

 

 

Camila Fernández estuvo acompañada de todos sus hermanos: América, Alex, Valentina y Emiliano Fernández.

El Mariachi Nuevo Azteca cantó durante toda la misa, desde la entrada al cortejo; además acompañaron a la pareja en la fiesta porque la música mexicana no podía faltar en la familia Fernández, en especial Hermoso cariño que hizo éxito Don Vicente.

El padre Jesús Barba le dio un toque de humor a la ceremonia religiosa con palabras poco utilizadas por un sacerdote; además de poner en evidencia el nerviosismo de la pareja.

“Ay pa' crucecita te conseguiste, amiga”, dijo el padre a Camila. “Ahí tienes a tú cruz”, agregó señalando al novio. “Una cruz que se ama, no se tira, que se limpia y besa. Quiero que la cruz sea de amor. Ojalá dentro de 50 años (…), yo ya voy a estar en en cielo bien a gusto [risas], ustedes estén en cualquier templo y que te digan: '¿Valió la pena casarte con Camila?' y digas: 'No', '¿Camila valió la pena: No', porque tienes que decir no vale la pena, sino vale la vida", dijo el padre.

 

 

 

Fiesta

Después de la ceremonia religiosa en la Parroquia San Francisco Javier de las Colinas, los invitados se fueron a un salón de fiestas, donde se alargó la fiesta hasta las primeras horas de este domingo. Alejandro Fernández cantó algunos temas, al igual que alguno de sus hijos.

 

 

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: