Diego Guarnizo: la moda como protesta ante la violencia de género en la pandemia

El diseñador abre el eje de Puestas en Escena virtuales de Colombiamoda y despliega de nuevo su maestría y sensibilidad para entender el universo femenino a través de nuestros relatos de origen.

Diego Guarnizo no solo es uno de los mejores diseñadores de vestuario y de producción  de televisión en Colombia. Suyo ha sido el sello de los deleites visuales que se han visto en pantalla por ejemplo en "La Esclava Blanca" o "Bolívar, el héroe", entre otras grandes producciones. También, ha contado historias de mujeres resilientes que han encontrado su propio camino en colecciones que también narran nuestro origen. Esto, a través de co-creación con artesanos y trabajo con estampados y accesorios, entre otros recursos,  que rescatan toda nuestra tradición ancestral y nuestra riqueza natural.

De esta manera, por segunda vez, junto a la Fundación Avon, cuenta una nueva historia sobre mujeres que alzan su voz contra la violencia de género. "Libertad" es la colección que dará la apertura al eje de las Puestas en Escena de Colombiamoda 2020.

LIBERTAD está inspirada en la campaña #AisladasNoSolas, iniciativa liderada por la Fundación Avon en el mundo, con la que se busca brindar herramientas de contención y apoyo para las mujeres víctimas de violencia y que, con motivo del aislamiento social y obligatorio han tenido que quedarse en casa encerradas con sus agresores.

De esta manera, el arte se alza como resistencia. Y así, esta colección, diseñada por Diego Guarnizo, será presentada en una puesta en escena con la participación de Catalina García, de la agrupación musical Monsieur Periné.

Teniendo en cuenta que su colección es un llamado a la No Violencia contra las mujeres, ¿cuál es su perspectiva con respecto a lo que la moda puede hacer en este caso?

Esta pandemia nos ha hecho mirar hacia dentro de cada uno, de nuestra intimidad y mente. Además, nos encontramos realmente en un momento vulnerable  a todo nivel, creativo, económico y físico. En medio de todo esto, nace esta colección que se llama “Libertad”.

Para llevarla a cabo, encontré una solidaridad muy grande a través de la fundación Avon para la mujer, porque nos dimos cuenta que penosamente durante la pandemia han crecido más las cifras de violencia contra la mujer.

Siempre ha existido la violencia contra el género femenino: en una fórmula gravísima, de cada tres mujeres una es violentada en el mundo, y la violencia se manifiesta no solamente físicamente, sino también  en lo económico, psicológico y sexual también.

Quiero hacer un llamado de atención muy grande, dar la mano y decir que de verdad nosotros no podemos permitir que las mujeres sean violentadas bajo ninguna circunstancia.

¿Cómo fue ese proceso de plasmar estas ideas a una colección para Colombiamoda?

Colombiamoda nos puso en primera línea, nos entregó las llaves de la casa, mi equipo y yo somos los que vamos a abrir la puerta y vamos a invitar a toda una audiencia que en este momento está buscando mucha información a partir de ello.

Vamos a abrir ese primer candado, a partir de la conciencia, de la moda consiente, con contenido social y con construcción de país para que a partir de cada uno de nuestros diseños ojalá le llegue este mensaje a todo el mundo.

La pandemia nos ha mostrado que todo el mundo cambió, en ese sentido el no tener una pasarela tradicional, migrar a un escenario virtual ¿cómo ha sido para ti enfrentar este proceso?

No ha sido difícil, llevo 30 años haciendo televisión en Colombia, entonces me muevo como pez en el agua en la producción audiovisual. Por eso, siento que mi función siempre ha sido a partir del diseño virtual, la dirección de arte y del diseño de la producción, crear emociones y comunicar a partir de lo audiovisual.

Entonces, para mi “Libertad” es mi telenovela de ocho minutos, he estado muy cómodo, rodeado de gente maravillosa. La productora audiovisual me prestó todo su talento artístico y técnico. Producimos toda esta pieza preciosa con ellos, y, musicalmente tengo a la aliada más bella, Catalina García, de Monsieur Periné;  con su gran canción “Mi Libertad”, que también se une al combo.

¿Cuántas prendas podemos encontrar en esta colección?

25 referencias de ropa exterior, más cuatro referencias de ropa interior y 12 referencias de accesorios; eso es lo que va a salir ahora en Colombiamoda.

Camisería, vestidos, faldas, pantalones, ropa interior y ropa de protección, de noche, para estar en casa, la colección es muy amplia en cuanto a las necesidades a las que hoy el confinamiento nos ha llevado.

Los accesorios son preciosos, son llenos de golondrinitas. Por otro lado, la artesanía está presente en los sombreros, accesorios, carteras con la técnica de textil, que es la tela sobre tela, un trabajo realmente mancomunado y con mucha gente que se ha unido.

¿En qué paleta de color está inspirada esta colección, Diego?

La paleta de color siempre nace a partir del corazón, de lo que siento y vibro, de lo que mi entorno contenga.

Esta el color amarillo que es mi color preferido, y el único que reconozco realmente como tal, con este me siento cómodo porque connota ese espíritu libre. Hay azules y rojos intensos, también hay colores muy calmados, pacíficos, colores neutros, está el negro también como complemento.

Cree que el mundo de la moda debe replantearse y entender que, no solamente la moda es alta costura, sino que la moda se vive desde prendas cómodas para estar en casa ¿eso también es un llamado a todo el sector de la moda?

Sí, no tengo la mejor la menor duda. Las economías cambiaron, si lo vemos desde el ámbito económico. A la industria le tocó moverse desde otro andén también, y de esa manera a toda esta infraestructura llamada moda les tocó ponerse frente a un espejo, hacer análisis, y actos de contricción.

Eso hace que todo lo que hayamos soñado antes de la pandemia, y haber usado tan abusivamente términos como “moda consciente”, “cuidado al medio ambiente”, que todos manejábamos como discurso político para quedar bien, ahora resulta que toca hacerlos realidad y toca ayudar al planeta de verdad; ahora nos toca hacer re-uso de lo recusado, mil veces más, porque nos toca protegernos.