Inconformidad e inestabilidad emocional, así viven los niños en la pandemia

Un estudio de la organización Save The Children mostró estos comportamientos en los niños

La emergencia por la COVID-19 tiene en alerta a todo el mundo, por eso varios países han tomado radicales medidas para frenar el contagio, una de ellas el confinamiento preventivo y obligatorio.

Uno de los segmentos de la población más susceptible son los niños. Esta situación llevó a que ellos tuvieran que estar frente a un dispositivo electrónico más de nueve horas al día, recibiendo instrucciones académicas, sin ningún tipo de contacto físico con sus compañeros de colegio o jardín, y en condiciones no siempre equitativas para poder aprender.

Todo esto trajo una constante tensión adicional a la que se vive actualmente, lo que ha hecho que los más pequeños de los hogares vivan con estrés, ansiedad, nerviosos y confundidos, así lo dio a conocer la Organización Save the Children quienes revelaron que tras una encuesta los pequeños en los hogares están sufriendo las consecuencias de manera preocupante.

De acuerdo con los datos arrrojados el 52% de los niños se sienten aburridos en casa. Por su parte, el 49% expresó sentimientos de preocupación por un padre o un ser querido con COVID-19. Mientras que uno de cada tres niños informó estar asustado (34%), ansioso (27%), confundido (24%), estresado (23%) y / o infeliz (22%).

Mientras que el 79% de los estudiantes de básica primaria y secundaria se siente realmente decepcionados por tener que culminar periodos escolares sin poder compartir con sus compañeros.

Y es que la salud mental de los niños es un tema de preocupación durante la cuarentena forzada por la pandemia de coronavirus, según las cifras entregadas, las tan anheladas vacaciones no representan la emoción de siempre, ya que las posibilidades de vivir este periodo de descanso con amigos, juegos, salidas, viajes, por el momento no son posibles; además los padres en su mayoría se encuentran trabajando desde casa y es poco el espacio que pueden tener para compartir por más de un mes con sus hijos.

Ante este difícil panorama que enfrentan los niños, Sonia Margarita Leal Cruz, Psicóloga y Terapeuta, recomienda a los padres poner en práctica algunas técnicas para enfrentar la inestabilidad emocional que viven los niños y adolescentes:

1- Ser honestos:

Suponer que vamos a volver a la “normalidad” como la veníamos pensando es engañarnos y engañar a los menores de las casas. Hablar claro sobre los cambios en la escolarización, las salidas, las rutinas habituales y hacer entender que esto es lo que ahora es lo habitual ayuda a disminuir la incertidumbre.

2-Hacer un plan de actividades

Es muy importante organizar tiempos y actividades que generen la sensación de sentido frente al día a día. Hacer ciertas cosas enfocadas al ejercicio físico, responsabilidades dentro del hogar, juegos, salidas a caminar al parque, actividades artísticas, son algunas alternativas.

3- Ser un apoyo

Estar presentes en estos momentos de forma consciente, escuchando las necesidades, entendiendo sus miedos, involucrándose en sus juegos, música y tener temas de conversación que conecten con ellos, es la mejor forma de hacerles sentir que son importantes.

4- Innovar en algunos planes

Cosas tan sencillas como cocinar juntos, preparar un postre, hacer origami, bailar, cantar en familia, pueden hacer la diferencia en un día.

5- Atención a sus comentarios y actitudes

Por lo general los niños y adolescentes no hablan fácilmente de sus sentimientos, pero hay expresiones y momentos en los que es muy fácil ver cómo se sienten. Preste mucha atención a los cambios en el estado de ánimo, a la falta de motivación, a los comentarios siempre negativos y tristes, observa sus comportamientos y actitudes. Es necesario prevenir que se depriman o que generen un estrés innecesario.

6-Trato amoroso

La familia definitivamente no puede ser otro problema para los niños y adolescentes la experta señala que es tener un trato amoroso, por ejemplo, caricias que sanan y que brindan seguridad, un abrazo, incluso una palabra de aliento.

Por su parte Jennifer Rodemeyer, administradora del Programa para Vida Infantil de Mayo Clinic, asegura que los niños escuchan todos los días sobre el virus, así que la mejor opción es sentarse un momento con ellos para explicarles qué es el coronavirus en palabras adecuadas para su desarrollo.

Otro consejo de Rodemeyer, es cortar el acceso de los niños a noticias sobre el virus. La recomendación es explicarles  que hay mucha información contradictoria respecto al coronavirus y que, por el momento, usted va a controlar y restringir el acceso a toda comunicación externa.

La cifra

  • La encuesta en la que participaron más de 1.500 familias norteamericanas reveló como el COVID- 19 está afectando la salud mental de los más pequeños.