Esposo de Galilea Montijo la defiende por el intento de extorsión que vivió

A la conductora le pidieron dinero para no publicar unas supuestas fotos íntimas de su juventud.

El esposo de Galilea Montijo, Fernando Reina,  demostró que su mayor arma para enfrentar a los inescrupulosos es la poesía, ya que en una publicación en su cuenta de Instagram publicó un fragmento de poema de Rubén Darío, en apoyo a la madre de su hijo Mateo.

El respaldo se debe a que hace poco la conductora del programa matutino Hoy dio a conocer que un extorsionador estuvieron molestandola con amenazas de publicar en revistas unas fotos de "La Gali" desnuda de cuando era joven.

El poema de Rubén Darío que publicó en su feed se llama La Calumnia, y en el pie de la imagen escribió el siguiente mensaje:

"Un cuerpo desnudo jamás deberá ser motivo de vergüenza, por el contrario la belleza de la anatomía humana es algo que ha inspirado a pintores, músicos y poetas".

View this post on Instagram

Un cuerpo desnudo jamás deberá ser motivo de vergüenza, por el contrario la belleza de la anatomía humana es algo que ha inspirado a pintores, músicos y poetas. Esto a propósito de una persona que con muy pocos escrúpulos y menos valores ha tratado de intercambiar material fotográfico con desnudos y lleno de edición por dinero. Fotografías en las que trata de vender una narrativa falsa, aludiendo a los inicios de la carrera artística de mi esposa. Las fotos en mención debieron ser tomadas hace más de dos décadas y considerando que mi esposa a sus 47 años luce más que espectacular -con o sin ropa-, el material fotográfico en cuestión no le hace justicia, ni es capaz de acercarse a la belleza de Martha Galilea Montijo Torres. A veces nos preguntamos ¿Por qué estamos tan mal como sociedad? Y entonces cuando eres testigo de la maldad con la que se mueven algunos seres humanos, logras entender qué hay quienes por dinero son capaces de INVENTAR cualquier cosa, sin importar cuánto se lastime a la persona y las familias involucradas. Como padre y esposo, me considero un hombre liberal y seguro, al que no le incomoda cuando alguien le dirige un cumplido a mi compañera de vida, tampoco siento celos cuando me ha tocado verla interpretar algún personaje ficticio que en la pantalla besa a algún compañero de trabajo y disfruto mucho ver todas las fotografías que ha hecho a lo largo de más de 25 años de carrera. No me sentiría molesto, celoso o avergonzado si mi esposa hubiera posado desnuda -Ni ayer, ni hoy- al contrario sería como en todo lo que ella ha hecho en su trayectoria, sería motivo de orgullo para mi, pues siempre ha trabajado con dignidad y entrega, me enamoré de una mujer exitosa y muy trabajadora que no tiene porque avergonzarse de nada. Concluyo asegurando que sé con quien me casé, con quien tengo un hijo y con quien paso mis momentos buenos y malos; esa persona no es la que esta retratada en un puñado de fotografías que tienen como única intension lastimar y difamar. Juzgar no me corresponde a mí, a mi lo que me corresponde es estar a un lado de mi esposa sabiendo que es víctima de un acto infame que solo viene a reforzar nuestra unión.

A post shared by Fernando Reina (@reinaiglesias) on

"Esto es a propósito de una persona que con muy pocos escrúpulos y menos valores ha tratado de intercambiar material fotográfico con desnudos y lleno de edición, por dinero. Fotografías en las que trata de vender una narrativa falsa, aludiendo a los inicios de la carrera artística de mi esposa".

Orgulloso de su esposa

"Las fotos en mención debieron ser tomadas hace más de dos décadas y considerando que mi esposa a sus 47 años luce más que espectacular -con o sin ropa-, el material fotográfico en cuestión no le hace justicia, ni es capaz de acercarse a la belleza de Martha Galilea Montijo Torres".

Fernando Reina también refirió que, en caso de que Galilea haya posado desnuda o fuere a hacerlo en alguna sesión de trabajo, él “siente mucho orgullo por ella”:

"No me sentiría molesto, celoso o avergonzado si mi esposa hubiera posado desnuda -ni ayer, ni hoy- al contrario, sería como en todo lo que ella ha hecho en su trayectoria, motivo de orgullo para mí, pues siempre ha trabajado con dignidad y entrega".

"Me enamoré de una mujer exitosa y muy trabajadora que no tiene por qué avergonzarse de nada".