Fumadores vs Covid-19 una lucha que no tiene freno

Según la OMS, los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer la Covid-19.

La Covid-19 además de ser una enfermedad de fácil contagio que se ha propagado por casi todo el mundo, también puede poner en riesgo la salud del ser humano a un grado preocupante, en especial si hablamos de los pulmones.

Y es que mucho se ha dicho sobre los riesgos en personas que tienen ciertas condiciones de salud como algún tipo de alergia o hipertensión.

Mayo Clinic afirma que los adultos mayores o las personas que tienen ciertas afecciones crónicas, como enfermedades cardíacas y pulmonares, incluso si tienen un sistema inmunitario comprometido, pueden correr un riesgo más alto de enfermarse de gravedad.

Para Carlos Castro, Director Médico de la Liga Colombiana Contra el Cáncer, las personas que fuman y los usuarios de substancias inhaladas (como cigarrillos electrónicos o también llamados vapeadores, entre otros), tienen mayor índice de riesgo de infección por Covid-19, debido a que el humo del tabaco deteriora los mecanismos de defensa del aparato respiratorio y produce inflamación.

"Dichas alteraciones favorecen la aparición de infecciones respiratorias bacterianas o virales y podrían explicar por qué las personas que fuman presentan una mayor incidencia y gravedad de las infecciones respiratorias, como tuberculosis, neumonía por neumococo, gripe y resfriado común.
A su vez, la acción de fumar mantiene activo el contacto entre los dedos, la boca y la cara,
exposición continua a la saliva que podría aumentar la posibilidad de transmisión del virus de la
mano a la boca" afirmó en entrevista con PUBLIMETRO.

Además explicó que en el caso de los cigarrillos electrónicos que utilizan sustancias como propilenglicol, glicerina, nicotina, saborizantes (tabaco, menta, frutas, canela, etc.) y otros aditivos, estos pueden causar problemas graves.

"Irritación de la mucosa es una de las cosas que se pueden presentar, empeorando enfermedades pulmonares como EPOC y asma o problemas respiratorios graves con daños al pulmón e incluso, la muerte, como se documentó en EEUU, situaciones que empeoran el desenlace y al ser un elemento que se puede compartir podría aumentar la contaminación por el virus. Productos como las pipas de agua a menudo implican compartir boquillas y mangueras, lo que podría facilitar la transmisión de Covid-19 en entornos comunitarios y sociales".

Y es que según estimaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), hay unos 235 millones de personas que padecen asma, 64 millones que sufren enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y a nivel mundial, según datos de Globocan para 2018, se presentaron 2.093.876 casos nuevos de cáncer de pulmón, 11.6% de todos los tipos de cáncer.

Por eso nunca antes fue tan importante dejar de fumar. La actual pandemia de la Covid-19 según el doctor Castro, nos obliga a poner la salud respiratoria y la de toda la familia en primer lugar. En las personas fumadoras, el abandono del tabaquismo posiblemente pueda ayudar a reducir la transmisión comunitaria de la infección por la Covid-19.

Y es que de acuerdo con Castro, la dependencia que provoca el consumo de tabaco, requiere la aplicación de intervenciones que lleven a promover el abandono del consumo y tratar la dependencia a esta sustancia.

Según el Ministerio de Salud y Protección social es importante que el fumador busque acompañamiento médico, programas para dejar de fumar que tienen diferentes niveles de intervención que combinan el acompañamiento psicológico con  medicamentos de acuerdo a su nivel de dependencia.

"La nicotina contenida en los productos de tabaco y sus derivados, afecta el sistema nervioso, el corazón, disminuye el apetito, incrementa el estado de ánimo, aumenta la frecuencia cardíaca, aumenta la presión arterial, náuseas y diarrea.  Múltiples investigaciones han determinado que es posible abandonar el consumo de tabaco con alternativas de acompañamiento" puntualizó.

No solo se trata de prevenir el coronavirus, en el año 2017, alrededor de tres millones de colombianos consumieron algún tipo de tabaco, lo que causó la muerte de unas 34.800 personas, el 44 % de ellas de manera prematura al ocurrir antes de los 70 años. Además, la exposición al humo de tabaco provocó más de 6.000 muertes, de las cuales 154 fueron en niños y adolescentes menores de 15 años.

Según el doctor Castro,"el tabaco es el principal factor de riesgo (facilita la aparición) para las principales causas de muerte en el mundo como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la EPOC y la diabetes", agrega que es importante advertir a las personas que fuman y a los usuarios de substancias inhaladas como cigarrillos electrónicos que tienen mayor riesgo de infección por COvis-19, debido a que el humo del tabaco deteriora los mecanismos de defensa del aparato respiratorio y produce inflamación. Dichas alteraciones favorecen la aparición de infecciones respiratorias bacterianas o virales y podrían explicar por qué las personas que fuman presentan una mayor incidencia y gravedad de las infecciones respiratorias.

"La humanidad no se puede permitir otra vez, una generación con enfermedades asociadas al consumo de tabaco como el cáncer, la diabetes y enfermedades cardiovasculares. La Liga Colombiana Contra el Cáncer recuerda que "Un tsunami de muertes por cáncer se espera para el 2030″ por eso es necesario actuar inmediatamente sobre los factores de riesgo, la invitación para las nuevas generaciones es a no caer en una relación tóxica con el tabaco y la nicotina en ninguna de sus presentaciones" aseguró.