Mitos y prejuicios de la asexualidad: "El problema que tenemos las personas asexuales no es que nos afecte a nosotros, sino a la sociedad"

Contra la creencia general, los asexuales no son personas que no tienen deseo sexual, aunque haya una variante que sí, pero hay muchos tipos. En una charla con Nueva Mujer cuatro personas de distintas categorías, que desmontan los estereotipos.

La definición teórica de la asexualidad es "la falta de atracción sexual o experimentar  atracción sexual con baja intensidad".

Sin embargo, la asexualidad es mucho más compleja.

"La asexualidad no es una falta de deseo sexual  si no un tema de atracción sexual, dos conceptos que se suelen confundir pero no son lo mismo. Las personas asexuales pueden tener deseo sexual, alto, bajo, no tenerlo y eso no se relaciona con la sexualidad. El deseo sexual es algo que está relacionado con las hormonas, con la 'calentura', las ganas de tener sexo en general. La atracción sexual es ese deseo dirigido hacia alguien. Las personas sexuales o no experimentan atracción sexual o la experimentan con baja frecuencia o baja intensidad ", expone a Nueva Mujer Pupi, una de las  fundadoras de AgruPas, una organización con miembros asexuales.

Bandera asexual Bandera que representa a los asexuales. - Instagram

Pupi, de 28 años, traductora y profesora de inglés, pertenece a la categoría de gris sexual, que son las personas que experimentan atracción sexual con baja frecuencia, en términos generales.

"Me di cuenta en mi adolescencia cuando veía que todos mis compañeros y compañeras estaban bastante revolucionados y yo no", menciona.

En el caso de Nicolás, de 23 años y administrativo, es asexual arromántico.

Este bando lo comprenden  los que, cómo bien dice la palabra, no tienen interés romántico.

Nicolás, cuenta que desde los 16 años hasta los 21, estuvo en una relación.

Cuando concluyó el vínculo, se dio cuenta de que no se "adaptaba a la experiencia general que la gente suele comentar en pareja" por lo que buscó información en donde encontró "un conjunto de experiencias y toda una comunidad que hablaba al respecto de no sentir atracción sexual y etc" y se percató de que él se sentía más "cercano a esa comunidad que a la normativa".

Por otro lado, Thais, de 21 años, procuradora y estudiante avanzada de Derecho, detalla que es demisexual y litorromántica.

"Los demisexuales no sentimos atracción sexual primaria, alguien que atrae por su físico, por su aroma, en cambio sí la secundaria es la que recién nació después de tener un vinculo con la persona".

El litorromanticismo, es la atracción hacia un individuo que cuando es correspondida, se elimina, llegando a generar incluso "rechazo y asco".

Esto, ligado a la demisexualidad, puede resultar más complejo.

"Se me ha dado en la mayoría de los casos, que en 4 he rechazado pero luego en un tiempo puede ser que vuelva a sentirme atraída por una persona", detalla Thais.

La estudiante, relata que estuvo en una relación seis años y comenzó a sentir la atracción sexual a partir del cuarto.

Admite que también ha "sentido una conexión tan fuerte" q si logró esquivar lo litorromántico.

Federico, de 29 años técnico electrónico y estudiante forma parte de los asexuales panrománticos, quienes generan sentimientos románticos sin necesidad de pasar por la atracción sexual.

Federico, cuenta que él proviene de un ambiente "donde la diversidad sexual estaba dada todo el tiempo".

A sus 23 años, fue cuando comenzó a hacerse preguntas.

Cuando conoció otras variables sexuales, el técnico electrónico comenzó a hacerse varias preguntas.

"Ahí me preguntaba, el sexo me gusta, qué tanto me gusta, siento atracción sexual,¿ es válido o no sentir atracción sexual, se puede no sentir atracción sexual?", debate.

En lo que coinciden estas cuatro personas es que cuando descubrieron su "categoría sexual", experimentaron alivio.

PREJUICIOS SOCIALES

Una sociedad, que ha pasado del puritanismo a la hipersexualización, puede llegar a discriminar a aquellos que no forman parte de los parámetros actuales.

"La sociedad en general no siempre lo hace de cuestiones directas, sino una cuestión mas dentro del contexto en el que se habla, en especial en entornos mas masculinos donde se mide la masculinidad de la persona por el sexo que tienen", manifiesta Nicolás.

Pupi, confiesa que es algo que la inhibe "muchísimo" y que cuando le gusta alguien y siente que "todo va a pasar por la atracción sexual, se le quitan las ganas".

Asimismo, Thais declara que debido a esa presión social se forzó a tener una relación con una persona con quien "no había forjado ese vínculo".

Puntualiza que bebió hasta emborracharse para poder tener relaciones y que después siguieron en contacto porque no le había generado rechazo al no conocerla aún, pero la segunda vez sintió "incluso mucho odio".

"Esto no me dejó dormir esa noche, y decía que no podía ser que no sintiese nada, que lo normal era sentir", agrega.

Fede, según su experiencia afirma que no sintió "tanto esa presión" o no se daba cuenta de que la había o que él mismo pensaba "que no podía sentir de otra manera".

RELACIONES DE PAREJA

Pupi, describe que ella tuvo parejas y que varias fueron "comprensivas en muchos sentidos".

Desde el otro lado de la moneda, le ocurrió que estaba conociendo a una persona y la dejó por su asexualidad.

La traductora, reclama la falta de comprensión respecto a algunas áreas y narra que "la gente automáticamente asocia que nunca vas a querer tener sexo".

"A mí no me molesta tener sexo, Siempre se suele asociar eso", señala.

Revela que a cierta gente le incomoda porque siente que presionan.

Sus parejas, pueden variar y subraya que no quiere "cerrarse" a tener solo relaciones con asexuales.

A Nicolás le pasó algo similar respecto al consentimiento, que lo vivió con su antigua pareja.

"Me pasaba respecto al consentimiento. Me ha pasado decirle que a veces no tenía ganas de tener sexo y ella me dijo que sentía que me estaba violando por el consentimiento", añade.

Sobre el sexo, dice "no tener ningún problema" en practicarlo, si la otra persona quiere.

El administrativo, precisa que le ocurren más situaciones conflictivas respecto a su falta de romanticismo.

"La norma suele ser que tu pareja romántica es tu sustento sexual la persona con la que convivir y tal y suelo tenerlo algo más dividido entre las personas. No todo esta concentrado en una sola personal", asevera.

Thais, adiciona que no ha experimentado ninguna relación con ninguna persona asexual porque hace poco descubrió la suya propia.

"La asexualidad tiene muchas variantes y muchas etiquetas y cada cual busca a su manera. Si me pongo a buscar a alguien que coincida conmigo tiene que estar dentro de mi etiqueta y sería forzado", reflexiona

Mientras, Federico enuncia que se ha "relacionado con personas no asexuales y no ha habido ningún problema".

Es muy común que los que no son asexuales se lo tomen personal, que digan que estoy haciendo mal, pero no limita para nada. Sí creo que entablar una relación romántica con una persona puede ser más fácil, facilita cierta comunicación"

ACEPTACIÓN

Pupi cuenta que no le afectó más salvo al preguntarse "si tenía algún problema", pero que no llegñó a deprimirse al respecto.

"El problema de las personas asexuales que tenemos no es que nos afecte a  nosotros si no a la sociedad", remarca.

Nicolás narra que lo que más sintió fue "culpa".

"Antes de conocer la etiqueta sentirme culpable por no sentir eso que debía sentir por mi pareja, pero no mucho más que culpa".

Thais, informa que al principio su madre quería llevarla a un ginecólogo o a un médico y que por momentos no quiso estar con nadie por "el hecho de explicarle toda la situación".

Ahora sus padres la comprenden e incluso "hacen chistes".

"Al principio, cuando tenía 23, me sentía un tanto perdido pero rápidamente se transformó en un alivio", confiesa Fede.

El grupo, insiste en que hay muchas etiquetas y hay otros asexuales que repelen el sexo".

La mayoría de ellos, apuesta por las relaciones abiertas pero quieren aclarar que "hay experiencias de personas asexuales con personas no asexuales en relaciones monógamas que funcionan".

Subrayan, que las vivencias que cuentan son las suyas propias pero que "cada persona y cada identidad viven la asexualidad de manera diferente".

No te pierdas el video en