Estos signos del zodiaco necesitan una dosis de orgullo propio para salir adelante

Cuidado con perder tu esencia por querer ganar el amor de otros

Indecisos, tímidos y sobre todo con muy baja autoestima. Así son Cáncer, Virgo y Libra, los tres signos del zodiaco que necesitan una dosis de orgullo propio para hacerle frente a la vida. Si tu pareja o tu mejor amigo nació bajo estos signos sabrás de lo que estamos hablando, con ellos debes cuidarte de no herirlos.

Cáncer

22 de junio al 21 de julio

Este signo de agua es considerado el que menos tiene autoestima del zodiaco. Su personalidad está basada en las emociones y son súper sensibles, por lo que suelen tomarse a mal las críticas. Si deseas conservar su amor deberás hablarle con pinzas, medir tus palabras y saber cuándo es el mejor momento para decirle lo que piensas.

Pero realmente su baja autoestima es uno de sus pocos defectos, pues son personas sumamente cariñosas e intuitivas, que sabrán darte mucha felicidad si decides compartir la vida con ellos.

Los cincos signos del zodiaco que son adictos al amor

Para ellos amar a una necesidad incontrolable

Virgo

22 de agosto al 21 de septiembre

Su obsesión con la perfección y el control empuja a los Virgo a ser inseguros. Claro, quieren manejar la vida de todos, llevar la suya por el sendero del éxito y pretenden hacerlo sin cometer errores. Nadie puede vivir así sin someterse al escarnio público y este el peor escenario para ellos.

Como pocos signos del zodiaco, caen en períodos de bloqueos donde su confianza entra conflicto porque todo les sale mal. Pocas veces se valoran a sí mismo, no son capaces de ver todas sus virtudes y porque son tan queridos.

Libra

22 de septiembre al 21 de octubre

Un nativo de este signo necesita la aprobación de los demás para vivir con tranquilidad. No tienen sosiego si  alguien de su entorno (pareja, familia, amigos o compañeros de trabajo) tiene una opinión contraria a la suya. Les cuesta tomar decisiones y por eso prefieren dejarse llevar por otros.

Tienden a anularse, a dejar de existir para llevarse bien con los demás. Al entrar en esta dinámica su orgullo propio entra en conflicto, pues viven cuestionándose todas sus decisiones.

Te recomendamos en video