Meghan Markle acaba de romper con una nueva tradición real y enfurece una vez más a la reina Isabel

Meghan Markle sigue rompiendo con las tradiciones de la realeza

La duquesa de Sussex, Meghan Markle, ha desatado la furia de la reina Isabel II una vez más al romper una tradición real.

Y es que este fin de semana la familia real viajó a Escocia, a la residencia real en el castillo de Balmoral, como es tradición todos los años, y asistieron a los Juegos de las Highlands.

Sin embargo, Meghan Markle no acudió, pues viajó a Nueva York para ver la final del US Open y demostrarle su apoyo a su amiga, la tenista Serena Williams.

Esto no fue del agrado de la reina Isabel, pues según informa The Sun, la monarca está “dolida y decepcionada”, por la ausencia de la esposa del príncipe Harry en este importante viaje que es tradición en la realeza cada año y es muy importante para la monarca.

La prensa británica ha considerado que esta acción de Meghan fue un total desaire a la reina y a la familia real.

Meghan y Harry se habrían excusado con la familia real asegurando que su hijo, Archie, es muy pequeño para viajar hasta Escocia.

Sin embargo, el hecho que Meghan haya viajado a Nueva York ha desatado la furia de la reina Isabel y la ha decepcionado por completo.

Te recomendamos en video