Cómo reciclar pilas y dónde están los centros a los que puedes llevarlas

Es importante que aprendas a reciclar las pilas para no contaminar el medio ambiente.

Las pilas son elementos muy contaminantes, que generalmente no se reciclan de la manera correcta.

Y es que contienen metales pesados y compuestos químicos, que perjudican y contaminan el medio ambiente.

Por eso, es importante que aprendas que no debes tirarlas a la basura, pues deben ser llevadas a un centro de reciclado.

El proceso de reciclaje comienza por deshacernos de las usadas, usando los contenedores de recogida selectiva que existen.

Debes llevar las pilas usadas a una planta de reciclaje, donde el mercurio se separa de otros metales, y el resto de materiales que constituyen las pilas usadas se pueden recuperar.

Estos son algunos de los centros a los que puedes llevar las pilas

La empresa Recicla Electrónicos México (REMSA), se dedica desde hace tiempo a promover, recolectar y reciclar de forma apropiada estos materiales.

Han organizado programas como el Reciclón y Puntos Verdes, dedicados, a la recolección de este tipo de desechos y a hacer consciencia entre la población de lo importante que es el desecho y tratamiento de la basura tecnológica, en beneficio de la ecología.

Además, existe un programa de acopio de pilas en las principales ciudades del país como Guadalajara, Monterrey o el Distrito Federal, donde puedes encontrar contenedores en las paradas de camiones que se encuentran en las principales avenidas de la ciudad.

En la Ciudad de México algunos lugares de reciclaje son

Parque Huatabampo en la avenida Cuauhtemoc, delegación Álvaro Obregón calle Canario esquina Calle 10, Constituyentes y Panteón Dolores, Parque Lindavista, av. División del Norte y Chilaque, Avenida División del Norte esquina Pacífico. Si vives en el interior del país puedes consultar la página de gobierno de tu estado para encontrar el sitio de acopio más cercano a tu domicilio.

Cómo reciclar las pilas tú misma

Lo primero que debes hacer es guardar las pilas que ya no funcionan en un cajón, sella los extremos de cada pila con cinta adhesiva para que no contaminen.

Ve a uno de los lugares anteriormente mencionados en los que reciclan las pilas. Si no existe uno cerca de tu hogar, guarda las pilas, ya selladas en botellas de plástico.

Cuando la botella esté llena de pilas rellena el espacio vacío con aserrín y cierra la tapa sellándola con cinta adhesiva.

El aserrín y el plástico evitan un poco la contaminación que genera cada pila. Lleva los botes a los centros de acopio en donde pondrán la botella dentro de un molde que se rellena con cemento. Así se crean bloques que se usan para fabricar bancas.

Te recomendamos en video