Satiriasis: el excesivo apetito sexual en perros

Este trastormo puede conllevar a problemas comportamentales e incluso en algunos casos de salud.

La satriasis canina es un trastorno que pueden presentar algunas mascotas, una vez han alcanzado su madurez sexual, es más común verlo en machos, pero puede observarse en hembras.

Durante las primeras etapas de vida las mascotas no tienen noción de su propio cuerpo, pero conforme va pasando el tiempo y llegan a la etapa de la adolescencia, empiezan a explorar su propio cuerpo y a reconocer que son sexualmente activos, esta conducta es muy normal, tienden a lamerse los genitales y a montar a otros, el problema radica cuando ya van superando esta etapa y esos comportamientos se vuelven cada vez más marcados y con mayor frecuencia.

Por ejemplo, en perros no castrados es muy habitual ver ese tipo de comportamiento sexual, como marcaciones de territorio tanto en su hogar, como en sus salidas habituales y el buscar escaparse con frecuencia cuando alguna hembra esta en celo, el inconveniente se presenta cuando la mascota no logra satisfacer ese deseo sexual y empieza a volverse repetitivo, va buscar montar en todo momento a otras mascotas (incluso de su mismo sexo), juguetes, cobijas e incluso las piernas de su propio dueño.

Entre otras conductas, está el vagabundeo, el cual no es más, que buscar en la calle como satisfacer su deseo sexual, exponiendo su vida a posibles accidentes, o contagio de enfermedades bien sea parasitarias, virales o bacterianas; además de aumentar la población de perros en la calle. En el caso de las hembras que presentan este trastorno, se puede ver un lamido excesivo de sus genitales o arrastrase sobre ellos.

Cabe resaltar que cuando no logran complacer sus necesidades, el perro suele sufrir una excesiva acumulación de tensión, lo que se refleja en su comportamiento y en su salud, pueden mostrarse más agresivos e inquietos. En el caso de las hembras, además de desarrollar conductas sexuales obsesivas, como montar o lamerse la vulva, pueden desencadenar diversos trastornos orgánicos como quistes en los ovarios.

Qué hacer

Si se observa un cambio brusco en el comportamiento de su mascota y se empieza a percibir los síntomas anteriormente nombrados, es indispensable acudir rápidamente al médico veterinario, pues lo que puede parecer un simple trastorno de exceso de apetito sexual podría provocarle daños mentales irreversibles si su malestar e insatisfacción sexual se prolonga en el tiempo.

Otra de las opciones es la esterilización o castración,  en especial para evitar la sobrepoblación y calmar el excesivo deseo sexual. Es importante saber que la retirada de los órganos sexuales no implica la eliminación del deseo sexual, sin embargo los perros adoptan un carácter mas tranquilo y reducen notablemente su apetito sexual después de la cirugía, principalmente los machos que son castrados antes de tener contacto sexual con una hembra.

Consejos para calmar el apetito sexual

-Como primera medida se debe entender que con golpes o un castigo agresivo no se arreglara la problemática, pero si un llamado de atención y no prestarle atención por un tiempo funciona.

-Siempre se debe usar un tono fuerte al decir no y mantener esta postura firme y de líder, hasta que la mascota entienda que eso no está bien.

-Importante no reírse, pues esto lo asociara la mascota como una aceptación de su comportamiento por parte nuestra y se le convertirá en un hábito ya difícil de quitar.

-No olvidar el refuerzo positivo, tan pronto deje de actuar así y compreda lo que está sucediendo, brindar una golosina para que asocie su buen comportamiento con un premio.