Se disfrazó de mujer para escapar de la cárcel y quería dejar a su hija en su lugar

Las autoridades lo identificaron cuando habló.

Un narcotraficante condenado a 73 años de prisión se disfrazó de mujer, para hacerse pasar por su hija y escapar. Las autoridades de la cárcel de Bangu en el estado de Río, Brasil, lo identificaron cuando comenzó a hablar. El sujeto llevaba una peluca negra, lentes, una máscara y ropa de mujer, incluido un sostén, que casi le funcionan.

Medios de ese país identificaron al sujeto como Clauvino da Silva, traficante de drogas de la ciudad de Angra dos Reis. La fachada casi le funciona, pero su voz lo delató. Según una nota de Reuters fue atrapado cuando estaba a punto de salir del lugar.

Hija sacrificada

La detención de Clauvino da Silva se produjo, el fin de semana, durante las horas de visita del penal. Su hija habría ido a visitarlo y su pretensión era dejarla en su celda mientras él escapaba. Ella fue detenida junto a otras siete personas, que se creen están implicadas en el plan de fuga.

El subdirector de operaciones de la prisión de Bangu, Moyses Henriques, informó que “cuando comenzó a hablar y fingió hablar como una mujer, el guardia se dio cuenta de que estaba tratando de escapar y lo identificó”.

Las autoridades penitenciarias de Brasl difundieron un video donde ve a Silva con su disfraz y que le obligan a quitarse. “Era un interno tratando de escapar vestido de mujer”, comentó Henriques a los medios.

Una embarazada como mula

El narcotraficante habría recibido todos los accesorios y vestimenta dentro del penal, luego que una mujer embarazada sirvió como mula. El propio subdirector de la cárcel explicó que esto ocurre porque las embarazadas no son sometidas a controles rigurosos, como ocurre con otros visitantes.

Para Henriques se trató de un acto de desesperación, pues Silva está sentenciado a 73 años de prisión y recientemente recibió otros 25 años más.

Te recomendamos en video