Las lecciones de vida más valiosas las aprendes cuando viajas

Los viajes están llenos de lecciones de amor propio

Viajar es uno de los objetivos principales de muchas personas. Es una oportunidad para vivir experiencias únicas y momentos que son indescriptibles. Viajar es un respiro para el alma que te hace ver las cosas dede otra perspectiva y si has leído libros como el clásico "Comer, rezar, amar", entonces entenderás el vínculo que tiene con el amor propio.

Cuando sientes que no puedes más, que has caído en una rutina tediosa y quieres un cambio dramático, viajar siempre es una solución, una que tendrás presente por el resto de tu vida.

La cosa es que cuando viajas, aprendes de mil maneras diferentes. Es como abrir cientos de pequeñas puertas y atravesarlas. Cada vez que llegas al otro lado, has aprendido otra lección no importa a dónde, ni tu edad, ni el tiempo que lo hagas; es una de las mejores formas de re descubrir el rumbo de tu vida y entender lo que estás haciendo y lo que quieres hacer.

Tus peores momentos son oportunidades para hacer grandes cambios

A veces, tus peores momentos se vuelven una luz de oportunidades

Piénsalo, ¿cuándo fue la última vez que respiraste tranquila frene a tu computadora en la oficina? ¿y la última vez que dormiste sin pensar en todos los pendientes?  ¿Cuándo fue la última vez que realmente conectaste con tus pensamientos y emociones?

Viajar te da la oportunidad de liberar todos esos sentimientos que tienes estancados y te permite resolver las dudas que el ajetreo diario no te deja resolver. Viajar te impide que te estances (o te saca de ahí) y te mantiene en movimiento. ¡Qué mejor manera de mantener tu mente activa que viajando por el mundo y explorando los rincones más increíbles!

No hay nada como salir de tu zona de confort para que te des cuenta de que en realidad no sabes nada de la vida ¡y eso está bien!  Hay muchas cosas que aprender, desde cómo sacar una visa para entrar a otro país hasta cómo pedir una comida en un restaurante japonés cuando los menús están escritos con "símbolos" que nada tienen que ver con tu idioma.

Así es como puedes hacer las preocupaciones a un lado para ser más feliz

Las preocupaciones impiden que disfrutemos de la vida como debe ser

Y aunque es triste volver a la realidad después de un viaje, las lecciones no terminan y aún cuando estés de nuevo en tu oficina o atascada en el tráfico o recorriendo el supermercado, haciendo las comparas de la semana, siempre siempre siempre tendrás en mente lo que ese viaje especial te dejó.

 

No importa cuánto tiempo te tome comprar tu siguiente boleto, ten presente lo vivido compartiendo lo que aprendiste con otros y recordándote lo lejos que has llegado.

Muchos pensarán que es sólo una "fase" y que tienes que volver al "mundo real" pero ¿cuál es el mundo real de todos modos? Aprovecha al máximo las lecciones que trae un viaje, después de todo, te servirán para toda la vida.

 

Te recomendamos en video