El gran arrepentimiento de la princesa Diana que la destinó a la desdicha toda su vida

Diana fue uno de los personajes más queridos por los seguidores de la realeza.

En noviembre de 1995, la princesa Diana conmocionó al mundo al dar detalles de su relación amorosa con el príncipe Carlos, matrimonio que se encontraba en un estado deplorable.

Allí mismo relató su mayor arrepentimiento. Muchos pensarán que está relacionado a su famosa confesión “éramos tres en este matrimonio”, refiriéndose a sí misma, al príncipe Carlos y a Camilla Parker-Bowles.

Durante una entrevista con el periodista Martin Bashir a la cadena BBC, le preguntaron si coincidía con la idea de que tenía “muchos puntos de vista e intereses muy diferentes” a los de su esposo.

El gran arrepentimiento  de la princesa Diana

La princesa respondió: “No, creo que nos interesaban muchas cosas; a los dos nos gustaban compartir con las personas, a los dos nos gustaba la vida en el campo, amábamos a nuestros hijos, el trabajo en el campo del cáncer, el hospital”, reseñó el portal New Idea.

“Pero en ese momento me retrataron los medios de comunicación como alguien que no había pasado por ningún nivel”, añadió, subestimando por completo sus capacidades.

“Cometí el grave error una vez de decirle a un niño que era tan grueso como una tabla para aliviar el nerviosismo del niño pero ese titular se extendió por todo el mundo, y me arrepiento de haberlo dicho”, explicó.

Diana afirmó que la familia real no le había permitido tener pasatiempos o intereses, y lamentó que nunca se le “había dado ningún crédito por el crecimiento” personal y profesional que tuvo durante sus actividades en la realeza.

“Con las cosas buenas que hice, nadie dijo nada, nunca nadie dijo 'bien hecho'. Pero sí me tropecé, lo que invariablemente hice … me cayeron una tonelada de ladrillos”, dijo.

El divorcio de la pareja se concretó el 28 de agosto de 1996. Trágicamente, apenas un año después, Diana murió en un accidente automovilístico en el túnel Pont de l'Alma en París el 31 de agosto de 1997.

Te recomendamos en video: