Ten cuidado con los moretones que salen sin razón, podrían revelarte una enfermedad

Los médicos explican que hay razones biológicas detrás de esto, a las que hay que prestarles atención de inmediato.

Los moretones en tu cuerpo, que no son producto de golpes, pueden ser síntomas de varias enfermedades.  Expertos aseguran que esto puede revelar algún problema que puede afectar tu salud.

Un gran hematoma aparece en nuestra piel cada vez producto de un golpe o caída. Pero también pueden aparecer sin razón. Los médicos en la materia explican que hay razones biológicas detrás de esto, a las que hay que prestarles atención de inmediato.

La púrpura

Esta enfermedad puede llegar a ocasionar la muerte, pues es silenciosa. Se presente porque la sangre sale de los vasos y se deposita en la piel, formando hematomas que no duelen, y amerita atención médica especial. El mayor riesgo es que las hemorragias sean cerebrales, pulmonares o en cualquier otra parte del organismo.

Lupus

También es conocida como vasculitis. Se trata de una inflamación en los vasos sanguíneos pequeños, medianos y grandes. Esta afección genera el rompimiento de estos conductos ocasionando la aparición de hematomas en menor y mayor grado.

Sonreír alarga la vida de tu corazón

Sonreír es un buen antídoto contra el estrés, uno de los peores enemigos de la salud cardiovascular.

Hemofilia

Esta afección de tipo genética se origina por la carencia de un factor de coagulación, o cuando se tienen niveles muy bajos de estos. Además de moretones, este padecimiento se caracteriza por presentar hemorragias abundantes en zonas como rodillas, dedos, codos y tobillos.

Cirrosis

Esta enfermedad que afecta el hígado principalmente genera ciertos padecimientos asociados, uno de estos es la presencia de hematomas, sangrados nasales e hinchazón en piernas.

Medicamentos fuertes

Hay algunos medicamentos que “adelgazan” la sangre, lo que puede hacer que aparezcan hematomas con facilidad.  Entre los medicamentos que te pueden causar moretones se encuentran aspirina, corticoides, anti-coagulantes y algunos suplementos como el aceite de pescado.

Te recomendamos en video