Los exóticos platos de maíz y piña que se pueden sembrar después de usarse

Los productos Lifepack son plantables, compostables y biodegradables.

El consumo de plástico está afectando a nuestro planeta por sus altos índices de contaminación. Y ahora surgió una alternativa más ecológica que puede ayudar a salvarlo. El nuevo milagro es la fabricación de platos con maíz y piña que se pueden sembrar después de usarse.

Una de estas iniciativas proviene de la startup colombiana Lifepack, que utiliza maíz y piña como materia prima. Lifepack ha desarrollado un material sustituto de los utensilios plásticos hechos con restos de hojas de maíz y coronas de piña, dos productos agrícolas abundantes en el país suramericano.

Ecológicos

Los productos son fabricados con la filosofía de “la tierra a la cuna”, ya que, después del uso, los utensilios, como platos y cubiertos, pueden ser arrojados a la tierra para que se descompongan como abono o para que nazcan nuevas plantas.

La línea de productos, llamada Papelyco, también viene con semillas en su interior, para que el empaque pueda ser plantado, posteriormente, por los consumidores. Como no se desperdicia nada, después de comer, puedes hacer que una planta emerja de tu plato.

En simples palabras: los productos Lifepack son plantables, compostables y biodegradables.

Impacto local

Claudia Isabel Barona y Andrés Benavides desarrollaron la marca. “La idea era vender envases que generen vida. En la empresa trabajan unas 190 mujeres que fueron capacitadas, lo que ha creado 20 empleos directos y ha generado ingresos para los productores de piña y maíz”, dijo Barona.

La empresa tiene como objetivo llegar al mercado estadounidense para lanzar una planta de producción en Saint Louis, Missouri. También quieren expandir los productos de la línea a otros tipos de empaques: alimentos, bebidas, cuidado de la salud, cuidado personal y empaques industriales.

Te recomendamos en video