3 efectos importantes que alcanzarán todos los signos después de la entrada de Mercurio en Tauro

La fase promete durar sólo hasta el 21 de mayo

Mercurio, el planeta que gobierna la mente y el pensamiento, acaba de entrar en Tauro, un signo concentrado en lo que es real. La fase promete durar sólo hasta el 21 de mayo, pero puede ser marcada por cambios y nuevos comienzos. Comprueba tres efectos importantes que debemos tener en cuenta sobre este tránsito:

Prepárate para los cambios y las preguntas

Tauro es un signo del elemento Tierra que valora el amor, la belleza y también las finanzas. Aunque algunos de estos aspectos parezcan materialistas, debemos pensar que este es un momento de revelación de la realidad, en el que podemos ver muchas cosas con más claridad.

Además de estimular cambios en nuestro exterior, ese momento puede ayudar a determinar mejor la forma en que aprendemos, enseñamos, nos relacionamos y comunicamos nuestros pensamientos o sentimientos a los demás.

Esta es la hora de enfocarte en situaciones reales y si éstas hacen la diferencia o si serán estables en nuestras vidas. Es posible que preguntemos si estamos invirtiendo en relaciones benéficas, si las otras personas-ya sea en el trabajo, amor o vida personal- nos están valorando cómo deben, entre otros.

Disminuir el ritmo, pero nunca parando

Mercurio en Tauro puede hacernos adoptar una forma más lenta, pero más constante de llevar las cosas. La lógica y la responsabilidad están en alza, así como nuestra capacidad de concentrarse y entregar atención a todo lo que debe ser priorizado.

Foco, objetividad y esfuerzo se hacen aún más presentes lo que beneficiará cualquier tipo de actividad ligada a los estudios y al trabajo. Los nuevos negocios se pueden iniciar con mucha suerte durante esta fase y este es un momento ideal para buscar reconocimiento.

Sin embargo, este tránsito también es el tiempo de planear la realización de sueños, haciendo que todo tenga una base de análisis más sólida y bien vislumbrada.

Sensibilidad a mil

Para aquellos que están pasando por momentos difíciles, las cosas pueden llegar a ser un poco complicadas. En este momento, los problemas o desacuerdos deben tomar grandes perspectivas y, además, la terquedad influenciará nuestra postura que puede insistir en discusiones y no ceder al otro aunque sea correcto.

Todo es más serio y por eso es muy importante escoger bien las palabras, el foco y las batallas que cada uno necesita luchar. Necesitamos tener calma, pero también dar la bienvenida a esta fase en que las relaciones, los pensamientos y las prioridades comienzan a asumir nuevos significados.

Te recomendamos en video: