¿Qué hacer si mi mascota tiene un embarazo psicológico?

El también llamado pseudoembarazo consiste en tener los síntomas y signos de un embarazo real, una condición que requiere atención.

En ocasiones nuestra mascota puede presentar un pseudoembarazo o embarazo psicológico, una condición a la cual se le debe prestar atención

De acuerdo con la experta Laura Polo, médica veterinaria, el pseudoembarazo es una condición y no una enfermedad que se presenta casi en el 65% de las perras que no han sido esterilizadas; este consiste en un desajuste hormonal que se da una vez finaliza el celo, en el cual una hembra puede presentar signos de embarazo e incluso psicológicamente cree estar en gestación canina.

Este fenómeno se atribuye también a un comportamiento desarrollado por los antepasados de los caninos (lobos) como una forma de supervivencia. Es muy común que la hembra dominante se aparee y quede en embarazo, pero las demás hembras que hacen parte de una manada, experimentan este alteración hormonal, de forma que si por alguna razón la madre llega a faltar, las demás puedan quedar como sustitutas y se hagan cargo de las crías, velando por su seguridad y bienestar.

¿Qué ocurre fisiológicamente?

Una vez ocurre la ovulación, sin importar si la mascota queda o no en embarazo, aparece un pequeño quiste llamado cuerpo lúteo en el ovario, de no generarse una fecundación este quiste se degenera y, en el caso de un pseudoembarazo este cuerpo lúteo continua activo, desencadenando así la producción de progesterona, hormona encargada de mantener el embarazo.

Un embarazo psicológico puede presentar síntomas tanto físicos como comportamentales.

Dentro de los físicos en las perras se puede apreciar:

  • Producción de leche.
  • Flujo vaginal.
  • Hinchazón de las glándulas mamarias.
  • Aumento de peso.

Comportamientos:

  • La adopción de peluches e incluso trapos como si fuesen sus crías es de los principales cambios a nivel de conducta.
  • Pérdida de apetito o por el contrario comen en exceso.
  • Se tornan más nerviosas y generalmente buscan esconderse.
  • Desconfianza, al salir a la calle realizan sus necesidades rápidamente y quieren regresar de inmediato a la casa.
  • Deambulan por la casa.
  • Formación de nidos, preparándose para cuando ya vayan a tener las crías.

¿Cómo mitigar los síntomas o cambios?

  • Recoja todo tipo de juguetes que pueda adoptar.
  • No estimular las glándulas mamarias, para esto se recomienda usar un collar isabelino para procurar que su mascota no lama sus pezones y evitar de esta forma la estimulación y producción de leche.
  • Ejercicio y salidas al parque con mayor frecuencia, esto con el fin de mantener a su perra activa y con su mente distraída.
  • Algunas mascotas suelen tener mayor producción de leche, lo que puede provocar a una predisposición a mastitis, en caso tal que esto se presente se hace necesario el uso de antibióticos y de inhibidores de la hormona encargada de la producción de leche. Esto siempre bajo la supervisión del médico veterinario.

Un pseudoembarazo suele desparecer de forma normal alredero de dos a tres semanas, una vez esto ocurra como consejo, mime y présterle más atención, pues estará un poco más sensible y desanimada.

Finalmente, la esterilización siempre será la mejor opción, no solo para evitar este tipo de condiciones, sino también para prevenir la sobrepoblación de perros y/o gatos abandonados.