Médicos no se dieron cuenta que tenía cáncer de colon por ser joven y ahora está a punto de morir

La mujer ha denunciado lo ocurrido.

Linzi Page es una mujer de 36 años que padece cáncer de colon, pero no le fue detectado a tiempo ya que los médicos consideraban que no tenía nada grave por ser muy joven.

La mujer escocesa acudió a su médico en enero del año pasado tras sentir movimientos intestinales extraños y presentar sangrado rectal.

El médico no la tomó en serio y lo único que le dijo fue que probablemente lo que tenía era el síndrome del intestino irritable, según contó a la BBC Escocia.

Solo le realizó un análisis de sangre y una muestra de heces, pero nada irregular apareció.

Sin embargo, tres meses después la mujer continuaba con los malestares y acudió a otro médico, que sí le mando a hacer una colonoscopia urgente.

Tras el resultado, el médico descubrió que lo que tiene es cáncer de colon en etapa IV, y solo le quedan dos años de vida.

"Creo que los médicos deben ser más conscientes de que las personas menores de 50 años también tienen cáncer de intestino”, asegura Linzi, quien considera que su pronóstico habría sido mejor si su médico la hubiera tomado en serio y le detectaba el cáncer a tiempo.

Confesó lo que hizo tras enterarse del cáncer. "Hablé con mis médicos y fui muy sincera. Les dije que si hubiese ido con los mismos síntomas a los 60 años me habrían mandado una colonoscopia inmediatamente. Pero porque tengo 35 años no se lo tomaron en serio y no lo resolvieron con la suficiente rapidez", relató.

Claire Donaghy de la ONG Bowel Cancer UK, afirma que para los médicos es difícil reconocer el cáncer de color en las personas más jóvenes ya que no es algo común en alguien de menos de 50 años.

La mujer ha pedido que los médicos tomen más en cuenta el cáncer intestinal en las personas jóvenes para que su caso no se repita.

En Escocia, existe un programa de detección para personas mayores de 50 años en el sistema de salud, pero Linzi ha pedido que la evaluación se extienda a las personas menores de 50 años.

Actualmente, está tratando de recaudar fondos para un medicamento llamado Avastin, que no está disponible en el sistema de salud escocés, pero que podría prolongar su vida.

"Pensar que podría no estar en la vida de mis hijos me hace querer llorar. No puedo pensar en eso. Intento vivir día a día".

Te recomendamos en video