Bernés de la montaña una raza imponente

Este peludo es la raza del mes en Ciudad de mascotas, un ejemplo de fidelidad, amor y locura extrema.

El bernés de la montaña o también conocido como boyero de la montaña, es un perro que originalmente fue criando como perro guardián y de pastoreo o boyero, que hace referencia al cuidado de cualquier tipo de ganado.

En la actualidad, este tipo de raza por su lealtad y docilidad se ha convertido en una mascota ideal y apetecida por muchos.

Son una raza fiel, cariñosa y muy comprometida con sus dueños; son perros muy grandes que requieren de un espacio amplio para vivir y de rutinas de ejercicio diario para evitar el estrés y aburrimiento por encierro o soledad.

Historia

Inicialmente el bernés de la montaña o boyero de la montaña fue utilizado como perro multitareas en las granjas como protegerla de extraños, arriar y guiar el ganado, tirar del carro de la leche y llevarlo hasta su destino final, entre otras labores.

No hay exactitud respecto a su lugar de origen, pero se cree que sus ancestros fueron llevados por los romanos hasta Suiza.

Hacia finales del siglo XIX, la raza estuvo a punto de desaparecer, pero gracias a Albert Heim  y Franz Schertenleib lograron conservar algunos perros y seguir su crianza, hasta extenderla a nivel mundial

Características físicas

Esta raza se caracteriza por alcanzar un peso promedio entre 40 a 55 kg/peso en machos con una altura de 60 a 70 cm; y 40 a 45 kg/peso en hembras con una altura entre 55 a 65 cm aproximadamente. Al ser de gran tamaño es de suma importancia mantenerlos en su peso ideal, para evitar problemas osteoarticulares en un futuro.

Su cabeza es grande, los ojos son color café y en forma de almendra, el hocico pronunciado y largo, orejas medianas, patas largas y pesadas, y su pelaje es sin duda  una características muy singular de esta raza pues es tricolor (negro, blanco y pardo) largo, brillante, liso con algunas zonas onduladadas.

Respecto a su comportamiento y temperamento que se puede resaltar

  • Su temperamento es dócil, cariñoso, leal, seguro y tranquilo.
  • Es muy sociable y suele relacionarse correctamente con niños y con otros de su misma especie.
  • El aprendizaje para este tipo de perros es fácil, pues son inteligentes y aprenden muy rápido.
  • Es un buen perro guardián, la niñera ideal.
  • Por su gran tamaño pueden ser intimidantes, pero en realidad son perros muy sensibles y disfrutan la compañía de su amo.

Cuidados básicos de un bernés de la montaña

  • En su etapa de cachorro es indispensable enseñarle todo lo que debe saber, como el lugar donde dormirá, comerá y hará sus necesidades hasta cuando ya pueda salir.
  • El refuerzo positivo es muy importante en esta etapa de enseñanza, bien sea con un snack o caricia, la premiación es de las mejores herramientas para que asocie un buen comportamiento y lo convierta en un hábito.
  • Al tener un pelaje largo, es necesario peinarlo por lo menos tres veces a la semana.
  • El cepillado de dientes, al igual que el del pelo debe hacerse como minino tres veces a la semana.
  • Un baño mensual y entre baños limpieza con pañitos húmedos, usando los productos adecuados y específicos para mascotas.
  • Al ser una raza muy enérgica, mínimo debe realizar una hora de ejercicio al día, esto para mantener su estado físico y mental saludable.
  • Por su predisposición a displasia de cadera o codo, su alimentación debe ser balanceada y adecuada para su tamaño y etapa de vida, para evitar sobrepeso que pueda agravar dicha situación.