Aléjate de estos 4 hábitos que causan senos caídos

Los senos nos conectan con nuestra feminidad. Querer cuidarlos y verlos sanos y bellos es muy natural para cualquier mujer.

Los senos son una parte muy importante del cuerpo de toda mujer. Son un arma de seducción, al mismo tiempo que se convierten en la conexión de amor más puro a la hora de amamantar.

Igualmente, los senos nos conectan con nuestra feminidad. Querer cuidarlos y verlos sanos y bellos es muy natural para cualquier mujer.

Con el paso del tiempo, sin embargo, los senos inevitablemente pierden firmeza y se van cayendo. Aún así, si quieres evitar que esto ocurra antes de tiempo, puedes empezar por eliminar algunos malos hábitos que aceleran la caída.

Estos consejos que te presentamos te ayudará a cuidarlos y también mejorará tu calidad de vida:

Evita cambios bruscos de peso

Hacer dietas demasiado estrictas e insostenibles no es la mejor recomendación. Esto no sólo no es recomendable para la salud, sino que también provoca senos caídos. Recuerda que los senos están compuestos principalmente de glándulas y grasa. Cuando subes de peso, los senos también lo hacen, y cuando bajas rápidamente de peso la piel de esa zona no llega a contraerse lo suficientemente rápido.

No elijas dietas de impacto, sino mejor una dieta equilibrada que te permita mantenerte en tu peso normal.

Deja atrás el sedentarismo y mala postura

El ejercicio regular ayuda a que los senos luzcan sanos y firmes. Pero particularmente, debes poner atención en la postura corporal. Hacer ejercicios que te ayuden a fortalecer la espalda y estar siempre en buena postura serán especialmente buenos para ayudar que tus pechos luzcan increíbles.

No uses demasiado el sujetador

Muchas mujeres no conciben estar sin sujetador, al menos hasta la hora de ir a dormir. Esto es un verdadero problema, pues al usar sujetador todo el tiempo no dejas que tu busto se ejercite. Al utilizar sujetador, los ligamentos de Cooper y los músculos de la piel, que son el sostén natural del pecho, dejan de trabajar. Así, se atrofian y pierden firmeza.

Dile adiós a fumar

El fumar hace mal a la salud en casi todos sus aspectos. En lo relativo a la piel, reduce la cantidad de colágeno, de modo tal que pierde elasticidad. Así, los senos se caen y se arrugan más fácilmente. Además, también desmejora la circulación sanguínea, lo que empeora la situación.

Te recomendamos en video: