Así fue brutal parto de la niña de 11 años que no pudo abortar en Argentina

La niña pidió abortar ocho veces, sin éxito

Una niña, violada por el novio de su abuela en Tucumán, tuvo que ser obligada a dar a luz por las autoridades argentinas. Fue sometida a cesárea en el Hospital Eva Perón. El Sistema Provincial de Salud de la Provincia de Tucumán (SiProSa), dependiente del Ministerio de Salud Provincial, emitió un comunicado donde se expresó que, a pesar de conocer la ley, se hacía referencia a "salvar las dos vidas". La niña ya está fuera de peligro, pero hay pocas posibilidades de que su bebé sobreviva. Sin embargo, el parto fue agónico y traumático para la menor de edad, que prácticamente fue obligada por las autoridades a tener a su bebé. Y una médica que intervino fue la que contó todo a uno de los medios de comunicación de la ciudad, Radio Nacional Tucumán, tal y como se relata en este hilo.

La doctora Cecilia Ousset fue la única que intervino a la niña. Legalmente, el embarazo se hubiera podido interrumpir más temprano, pero este se dejó avanzar hasta la semana 23.

La doctora conoció a la niña, que tenía solo 50 kilos de peso y solo le decían que "le iban a solucionar su problema".

La niña, que había sido violada, estaba reticente a que le sacaran la ropa interior (esto es un rasgo de muchos pequeños que pasan por abuso). El embarazo ya estaba muy avanzado y la niña tenía preclampsia. Esto obligó a realizar cesárea, pero en el quirófano, todos los doctores menos Cecilia Ousset se declararon objetores de conciencia.

La doctora y su marido tuvieron que intervenirla y les tomaron todos los datos. La niña nunca tuvo asistencia psicológica luego del abuso y en su embarazo. Pidió el aborto en ocho ocasiones, sin éxito, según la abogada Flor Vallino.  

La abogada contó cómo las autoridades romantizaban el embarazo de la niña de 11 años, tocándole la panza. Ella de todos modos quiso abortar y no le dieron más comida por eso.

Mientras tanto, la curia de la ciudad viralizaba el hecho de que se respetaran "las dos vidas".

Ante el hilo, muchos dicen que "no se debió matar a un ser inocente", mientras otros afirman que la  niña de 11 años debió abortar en este caso, producto de lo que le hicieron.