6 consejos de belleza de la princesa Diana que te harán ver y sentir irresistible

La princesa Diana era un experta cuando de cuidar su imagen se trataba

La vida de la princesa Diana es tanto trágica como fascinante. Amada por su pueblo y odiada por la familia británica, Diana se convirtió en un ícono alrededor del mundo por su belleza y personalidad encantadora.

A pesar de que nunca imaginó que su cuento de hadas se convertiría en una pesadilla, Diana siempre se mostró radiante frente al mundo. Ella disfrutaba su propio mundo, donde seguía sus propias reglas, lejos de lo que la Corona esperaba de ella.

Lady Di robó corazones de millones con sus hermosas miradas, su encanto y su sentido de vestir; incluyendo su ropa, zapatos y accesorios. Era el ejemplo perfecto de una princesa moderna y aquí te revelamos sus consejos de belleza que puedes aplicar para lucir increíble.

Invierte en tu piel

La princesa Diana era muy cuidadosa con su rutina de cuidado de la piel. Mary Greenwell, maquilladora de la princesa, ha revelado a lo largo de los años cómo Diana siempre limpiaba, tonificaba y humectaba y reveló que una de las claves para que se viera impecable era siempre retirar el maquillaje al final del día. La rutina de Diana puede parecer simple pero es importante cumplirlo al pie de la letra. Recuerda, lo más importante es que nunca te vayas a la cama con el maquillaje puesto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diana, Princess Of Wales (@the_princess_of_wales) el 31 Ene, 2019 a las 12:10 PST

No olvides tu fragancia

Se dice que la princesa Diana nunca salía sin ponerse un poco de su fragancia favorita, Hermes 24 Faubourg. Combínalo según tu estado de ánimo o la ocasión, o encuentra tu aroma característico y apégate a él: no hay nada más elegante que eso y te hará irresistible por donde pases.

Encuentra un estilo que se adapte a tu cabello, no a las tendencia

Las tendencias de peinado siempre cambian y aunque los cambios son geniales, no a todas les queda cualquier estilo. El peinado de la princesa Diana era una especie de corte pixie que favorecía la forma de su rostro y cuello. Pero mientras que en ese entonces lo que todas las mujeres querían era un estilo a la Farrah Fawcet, el corte de Diana pronto se convirtió en un ícono porque le quedaba muy bien. ¿La lección aquí? Sigue lo que se adapte a tu cara, no lo que está de moda.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diana, Princess Of Wales (@the_princess_of_wales) el 1 Ene, 2019 a las 9:45 PST

Rompe las reglas con tu manicura.

Mientras que Kate Middleton y Meghan Markle se han apegado a las manicuras nude o de tonos pálidos, la princesa Diana era una rebelde con los colores. La princesa a menudo elegía las uñas rojas para eventos importantes que se consideraban contra el protocolo real e incluso llegó a usar colores más dramáticos como azul eléctrico. Experimenta con la personalidad de tus uñas, prueba con diferentes tonos y sobretodo, aplica productos para fortalecerlas y evitar que se vuelvan quebradizas.

Recuerda rubor y bronce.

La genética pudo ser generosa con la belleza de Diana, pero también podría deberse a su amor por el rubor y el bronceado; aplicaría rubor a las manzanas de sus mejillas (prueba una fórmula cremosa para un acabado natural) y bronceador en polvo en el exterior de su cara. Sigue su ejemplo para un rubor fácil, fresco y fresco.

Encuentra la diversión en el ejercicio.

Además de correr alrededor de los jardines de Kensington Park y de ir al Chelsea Harbour Club, un gimnasio exclusivo, el esquí y el baile eran grandes amores de la princesa Diana. Esta es una forma divertida de hacer ejercicio. Encontrar un entrenamiento divertido significa que es menos probable que trates de evitarlo. Prueba entrar a clases de baile o de rutinas con trampolines que están de moda y le dan un giro interesante a tu entrenamiento.

View this post on Instagram

Ideal Saturday attire. ❣️ #IconicFits

A post shared by Glamour (@glamourmag) on

Te recomendamos en video