Consejos para aprender a cuidar una mascota ciega

Cuidar de una mascota que tenga cualquier otra discapacidad es una tarea fácil y sencilla, siempre y cuando se tenga la disposición y la paciencia para hacerlo.

La crianza de macotas que han perdido la visión no es algo imposible de hacer o sobrellevar, es más, los perros o gatos ciegos pueden ser los más obedientes y cariñosos. Al contrario de lo que se pudiera creer, no son una carga.

Debe saber que sin importar cual sea la causa de la ceguera (nacimiento, edad o enfermedad), una mascota con esta condición puede seguir su vida normal; primero,  porque los demás sentidos se agudizaran aún más y segundo, porque usted como dueño seguirá una serie de indicaciones para facilitarle la vida.

Antes de nombrar algunas pautas que debe seguir, es bueno que sepa cuales son las señales que le podrían indicar que su mascota esta pasando por esta situación de ceguera

  1. Ya no puede subir o bajar escaleras con la misma facilidad.
  2. Nota que sus ojos han perdido su brillo natural, e incluso cuando se presenta uveítis o principios de cataratas puede ver un halo blanco que cubre su iris.
  3. Si le brinda comida en su mano, puede que le muerda sin intención, pues ya no está viendo con claridad y se esté dejando guiar solo por el sentido del olfato.
  4. Camina pegado a la pared o tropieza con objetos cercanos.

En cualquier de los casos, debe acudir al médico veterinario para que realicen el chequeo pertinente y determinar la posible causa y cuidados a seguir.

¿Qué recomendaciones debo tener en cuenta?

Dentro de casa

  • Inicialmente un mascota que pierde la visión se desorienta, incluso dentro de su misma casa así lleve años viviendo allí, esto es completamente natural. Lo que puede hacer es guiarlo bien, llevándolo con su correa puesta o aplaudiendo hasta que llegue a un punto de referencia, sea el lugar donde esta su cama , comedero o la puerta de su casa o apartamento.
  • No cambiar de lugar los objetos que ya estaban establecidos en ciertas zonas, un perro o gato ciego seguirá adaptado a la rutina que ya tenía. Lo que si se recomienda es quitar objetos que le puedan causar daño.
  • Evite incluir nuevos objetos que puedan alterar su entornos, en especial en los lugares donde habitualmente pasa la mayor parte de su tiempo.
  • Háblele en todo momento, en especial cuando se acerque a él.
  • Los peludos ciegos de nacimiento se adaptan con mucha facilidad y no necesitan un entorno completamente estático, ya que desarrollan una adaptación y mapas mentales excelentes.
  • Al momento de jugar, opte por objetos que suenen, esto con el fin que en el momento que los lance su mascota los pueda seguir y ubicar por el sonido que emiten.
  • Si va a salir de casa, puede dejarle música o el televisor prendido para que tenga un punto de referencia para su ubicación.

Fuera de casa

  • Importante que no cambie la rutina de salida, ni los lugares que suelen frecuentar.
  • Ideal que lo lleve siempre con correa.
  • Si alguna persona se acerca, debe indicarle que su mascota es ciega, para evitar que lo vayan a tocar o acariciar sin previo aviso, y pueda asustarse.
  • Es normal que empiece a olfatear más seguido el pasto, otras personas y perros, debe dejarlo pues esta es su nueva forma de percibir su entorno y adaptarse.
  • Háblele durante los recorridos que hagan, debe demostrar seguridad y tranquilidad.

Otras recomendaciones que puedes tener en cuenta

  1. No lo sobreproteja, no debe trasmitirle inseguridad, tristeza o frustración a su mascota, un perro ciego no es consciente de su condición, pero se adapta fácilmente a ella, desarrollando y potencializando los demás sentidos.
  2. Estimule otros sentidos como el olfato y el odio.
  3. Si tienes la oportunidad y el espacio, adopte un perro lazarillo, que aparte de ser su guía, será una excelente compañía para la mascota que ha perdido la visión.

Es de resaltar que las mascotas que no están ciegos pueden ver cuando estás feliz o molesto, pero los que están ciegos necesitan aprender por medio del contacto o en otros casos, con un premio. Para felicitarlo puede recurrir a una caricia o a un poco de comida como premio.

Para reprenderlo, haga un sonido fuerte. Puede ser un siseo, un “pss”, un “ah-ah” o algo muy corto. El sonido solo deberá ser suficiente para disuadirlos de ese mal comportamiento.

Es posible que crea que ellos no entienden, pero los perros y gatos pueden desarrollar un entendimiento de lo que usted hace por medio de lo que le dice. Dígale con palabras simples lo que va a hacer.: “Lavadora”, “platos”, “baño” y muchas otras actividades diarias son cosas que ellos pueden llegar a entender.