Los 5 hábitos de las personas que saben disfrutar de la vida

Hacer más ejercicio, dormir mejor o encontrar unos momentos cada día para desconectar de las preocupaciones y liberar estrés son algunos de los cambios.

Febrero es el mejor mes para plantearse un cambio de vida. La clave para al fin cumplirlos todos nuestros propósitos es introducir poco a poco hábitos saludables capaces de mejorarte progresivamente.

Para ayudarte a encontrar esos pequeños detalles rutinarios que marcarán la diferencia, la Universidad de Harvard apunta a cinco hábitos fáciles de seguir a diario que, a largo plazo, te harán vivir más y mejor.

Hacer más ejercicios, dormir mejor o encontrar unos momentos cada día para desconectar de las preocupaciones y liberar estrés son algunos de los cambios que te propone Harvard para transformar tu vida.

Te presentamos los 5 hábitos de las personas que saben disfrutar de la vida

1. Meditar

Porque, además de ayudarte a dormir mejor, meditar reduce los niveles de estrés, el cual está muy ligado a todo tipo de enfermedades. Puedes aprovechar cinco minutos antes de dormirte para vaciar tu mente de cualquier pensamiento y centrarte en estar presente en el ahora, mantente atenta a tu respiración para conseguirlo. Aunque al principio te pueda resultar difícil, con la práctica cada vez será más fácil y podrás olvidarte por completo de tus problemas durante ese espacio de tiempo.

2. Socializar

¿Sabías que la soledad está asociada con tener una vida más corta? Además, perder el contacto con el mundo puede provocar una disminución en la agilidad mental y mayor predisposición a la depresión. Para evitarlo, trata de mantener una conversación todos los días con alguien, ver una película, llamar a una amiga o familiar, y sigue siempre conectada con la gente. Otra de las formas en las que mantienes a tu cerebro en forma es haciendo cosas nuevas como aprender un idioma desconocido, escuchar música que nunca has escuchado antes o descubrir nuevos sabores y probar platos diferentes.

3. Cuidar tu piel a diario

Un gesto tan sencillo como aplicarte crema hidratante cuando te levantas y antes de acostarte supone una gran diferencia si no lo hacías antes. Las pieles secas, frágiles o deshidratadas son más propensas a sufrir infecciones y no debes olvidar que estás cuidando el órgano más grande de tu cuerpo, el que actúa de barrera con el exterior. Esta protección se refuerza si no pierdes la hidratación, lo cual logras tan solo invirtiendo unos minutos en tu rutina de cuidados.

4. Hacer más ejercicio

Te ayuda a descansar mejor, mantiene tu cuerpo en forma, libera estrés y refuerza tu autoestima. Aunque no tengas tiempo para ir al gimnasio habitualmente, encuentra una rutina como esta que puedas practicar en casa, sube por escaleras en lugar de en ascensor o baila durante unos minutos mientras escuchas una canción. Cualquier actividad es mejor que no hacer nada y siempre tendrá un impacto positivo en tu salud.

5. Dormir mejor

Además de aumentar los niveles de irritabilidad, dormir menos de siete horas al día puede aumentar el riesgo de sufrir obesidad, presión arterial alta, enfermedades de corazón o diabetes. Por ello, poner todos los medios para descansar bien es un seguro de vida: trata de fijar unos horarios más o menos fijos tanto para acostarte como para levantarte y mantente alejada del móvil un tiempo antes de meterte en la cama. Actividades como el yoga o la meditación también ayudan.

 

Te recomendamos en video: