Su felino es ¿un gato volador?

Conozca sobre el síndrome del gato volador.

Es muy común escuchar hablar a los dueños de gatos sobre historias de alguna caída que haya sufrido su mascota, a veces dejando lesiones que casi les cuesta la vida; a este fenómeno se le conoce como síndrome del gato volador o paracaidista.

Este es un concepto que se viene utilizando actualmente para definir a aquellos gatos que caen por accidente de alturas superiores a los siete u ocho metros generándoles graves lesiones; este fenómeno se presenta en áreas urbanas, generalmente a los que viven en apartamentos.

Aunque los felinos genéticamente saben trepar árboles y tomar descansos en áreas altas, sus garras no están específicamente adaptadas para aferrase a vidrios, ladrillos o superficies metálicas, por lo cual tiene mayor predisposición a caídas sorpresivas. Y aunque su felino no saltará deliberadamente, sí es consciente de la altura en la que se encuentra pero no del peligro asociado a ella.

Si bien, pueden ser conscientes de la altura, no lo son del peligro que puede correr si llegan a caer, además que pueden centrar su atención en algún factor externo, llámese pájaro, ratón, insecto o cualquier objeto que les cause curiosidad, ocasionando que puedan perder el equilibrio y se presente algún accidente.

Este síndrome se presenta con mayor frecuencia en gatos jóvenes o que aún no han sido esterilizados, esto debido a que un gato menor de 2 años esta continuamente experimentando y reconociendo su entorno y los no esterilizados, porque pueden percibir el celo de una gata, incluso a una distancia de 80 metros.

Otros factores que puedan desencadenar una pérdida de equilibrio y una posible caída son:

  • Ruidos fuertes e inesperados.
  • Algún susto mientras toman una siesta.
  • Vientos muy estridentes.
  • La presencia de algún posible depredador, que los lleve a buscar una salida de escape, pero pierda el control.

Y aunque parezca insólito, las heridas graves se presentan cuando caen de alturas no muy altas, ¿por qué ? los gatos, a pesar que pueden perder el equilibro por algún factor externo, este sentido lo tienen muy desarrollado, lo cual les permite, que en el momento de una caída de un piso muy alto puedan tomar la posición adecuada para amortiguar el golpe o extenderse lo suficiente como simulando un paracaídas antes de caer.

¿Cuáles son las principales lesiones que puede terne un gato paracaidista?

  • Fracturas múltiples en áreas como el paladar, los dientes y la cara.
  • Fractura de vertebras, costillas, miembros anteriores o de la zona pélvica.
  • Traumatismo torácico.
  • Hernia abdominal.
  • Ruptura de la vejiga.

Cualquiera que sea la lesión, es indispensable que una vez se presente la caída, lleve a su peludo al veterinario, porque cuando se presentan lesiones externas son fáciles de detectar, pero  pero en el caso de una hernia, ruptura de vejiga o de algún otro órgano interno no se puede determinar sin un examen clínico.

¿Pero qué debe hacer para evitar este tipo de caídas?

  • La esterilización es muy importante, no solo para evitar caídas, sino también sirve para que la mascota no se pierda o tenga peleas con otros gatos.
  • Instalación de mallas o rejas en las ventanas, en especial aquellas que dan al exterior.
  • Colocar objetos en los bordes de ventanas o balcones, para impedir que circule libremente por ellos.
  • En dado caso que salga de casa y su peludo quede mucho tiempo solo, procure dejar puertas y ventanas cerradas.
  • Ideal que le brinde un espacio para que juegue e interactúe, para esto es importante tener rascadores, juguetes y gimnasio para que pueda escalar sin riesgo alguno.