Un estudio lo afirma: los perros sí pueden soñar

A través de sus sueños experimentan paseos, juegos y encuentros con otros canes.

Ese querido amigo que tenemos en casa no solo descansa al momento de dormir… también es capaz de soñar. Un reciente estudio confirma que los perros entran en la conocida fase REM (movimiento rápido de los ojos), que es la más profunda. Allí es donde a través de su sueño recuerdan paseos, juegos y hasta con otros canes.

El profesor Stanley Coren, psicólogo de la Universidad de Columbia, dirigió la investigación. Explica que mientras estas mascotas duermen, pueden gruñir, gemir y moverse. Esto se debe a la información que reciben en su cerebro y a la recepción de estímulos.

Y no solo se trata de sueños placenteros, los perros también experimentan pesadillas. Según el análisis difundido por Daily Mail, no ha sido posible comprobar al 100% lo que realmente sueñan, pero gracias a encefalogramas realizados, son muy parecidos al de los humanos.

Es mejor no despertarlos

Los mismos estudios presentados revelan que los cachorros pueden soñar más que los ejemplares adultos. Hasta una vez cada diez minutos son capaces de crear imágenes. Y es que las experiencias de los perros en su vida son altamente reflejados al momento de dormir. Por ejemplo, un canino que pasa todo el día jugando en un campo, fácilmente podría soñar lo emocionante que fue su día.

Lo más conveniente es no despertarlos. Cuando los perros entran en una fase pesada de sueño es mejor dejarlos tranquilos, así se trate de pesadillas. O en el mejor de los casos, llamarlos suavemente por su nombre y acariciándolos poco a poco. Lo ideal es que se sientan protegidos ante la presencia de su amo.

Los movimientos y sonidos que hagan son naturales de un perro soñando. Despertarlos bruscamente podría hacerles sentir amenazados y morder. Los encargados de la investigación aseguraron que los estímulos para soñar están en persecuciones, juegos y comidas.

Te recomendamos en video