Mujer fue encarcelada por 10 horas con 40 hombres en Florida porque sospechaban que era transgénero

Fior Pichardo de Veloz, de 55 años, había viajado a Miami en 2013 para presenciar el nacimiento de su nieto cuando fue arrestada en el aeropuerto por un cargo de drogas pendiente.

La discriminación siempre es un fantasma que ronda la sociedad. Esto lo comprueba un par de empleados de una cárcel de Florida, en Estados Unidos, que encarcelaron a una mujer por 10 horas en una celda con 40 hombres solo porque sospechaban que era transgénero.

Fior Pichardo de Veloz, de 55 años, había viajado a Miami en 2013 para presenciar el nacimiento de su nieto cuando fue arrestada en el aeropuerto por un cargo de drogas pendiente.

El oficial de arresto mencionó su género como mujer. El informe indica que fue sometida a un registro de desnudez, ingresada en el Centro Correccional Turner Guilford Knight y procesada como mujer, informó el Miami Herald.

Entonces Pichardo fue trasladada a la unidad médica del centro de arresto para ser evaluada por su historial de hipertensión. En ese momento, una enfermera notó que también estaba tomando píldoras hormonales y le preguntó si era un hombre. A pesar de que Pichardo lo negó, la enfermera agregó esta nota a su archivo: “ Transgénero, partes masculinas, tendencias femeninas”.

transgénero

La corte de apelaciones indicó que la enferma reclasificó a Pichardo como transgénero sin un examen que lo comprobara.

Después de este examen, fue trasladada al Centro de Detención Metro West, una cárcel masculina, donde fue encerrada en una celda con 40 hombres que se burlaban de ella. “Se orinó sobre sí misma” de lo aterrorizada que estaba, reveló el informe del caso.

Finalmente, los trabajadores de la cárcel se dieron cuenta de su error una vez que la familia de la afectada puso el reclamo: Pichardo no era transgénero.

Fue entonces cuando la sacaron de la celda donde estaba y la examinaron de nuevo físicamente. Cuando comprobaron que era mujer, la devolvieron al antiguo centro de detención.

Por esta experiencia, Pichardo demandó al condado y al personal de la cárcel por negligencia y "castigo cruel e inusual", pero el caso fue desestimado por un juez que dijo que los miembros del personal de la cárcel estaban protegidos de un juicio por negligencia.

La mujer apeló y un tribunal dictaminó que la actitud de la enfermera que dijo que ella era hombre y el médico que la trató cometieron “indiferencia deliberada”, un hecho ilegal.

Te recomendamos en video: