Se difunde foto de Robin Williams poco antes de suicidarse y su mirada es desgarradora

El actor dio muestras y señales que algo no andaba bien en su vida.

Cuatro años han trascurrido ya desde que el mundo conociera la triste y lamentable noticia de unos de los actores estadounidenses más carismáticos del planeta: Robin William. Recientemente, salió a la luz pública una fotografía del también comediantes, pocas antes de su suicidio en su hogar en California, y en la misma ya se observa su mirada triste y extraviada.

En la fotografía al fallecido Robin William se le ve más delgado de lo habitual y totalmente vestido de negro. Su esposa Susan Schneider, reveló que William atravesaba por un difícil momento, pues se le había diagnosticado la enfermedad de Parkinson.

La imagen se realizó en un centro de comida rápida y la joven que lo atendió aseguró que ese día Robin, de 63 años, se mostró de buen humor, rió frecuentemente e incluso dialogó con los empleados de la tienda.

Problemas en aumento

Amigos y conocidos del actor han asegurado que fueron muchas las señales que indicaban que algo andaba mal en la vida de Robin William, uno de los mayores cómicos que Hollywood ha conocido: tristeza, soledad, aislamiento y falta de comunicación con sus allegados.

View this post on Instagram

#robinwilliams #chasethemountain

A post shared by @ cold_spell on

Según sus allegados, la sensación que le asaltaba en los últimos años venía marcada por una carrera en declive, lejos de los tiempos en los que ganó el Oscar por El indomable Hollywood o cuando su voz dio vida al genio de Aladdin. También estaba en declive su fortuna.

La autopsia indicó que Williams padecía una forma de demencia incurable que tiende a manifestarse de forma agresiva en el cerebro y suele aumentar el riesgo de suicidio.

Producto de su fuerte depresión, William presentó un continuo deterioro físico que llegó a afectar su prodigiosa memoria, imposibilitando que el actor se aprendiera sus guiones. También presentaba problemas digestivos, a la hora de dormir. Su voz había cambiado, había perdido mucho peso y sus músculos se paralizaban incomprensiblemente.

El pasado 14 de agosto de 2014, el cuerpo de Williams fue hallado sin vida en su casa al norte de San Francisco. Se había ahorcado con su cinturón. Unos amigos encontraron el cadáver mientras su esposa le esperaba para hacer meditación juntos. “Él necesita mucho apoyo y no recibió lo que quería. Todos debimos pasar más tiempo con él, escucharlo”, dijo uno de sus hijos en una biografía realizada por el periodista Dave Itzkoff, titulada “Robin”.

Te recomendamos en video: