Astrología en la era digital: conoce a estas tres nuevas referentes (que debes seguir)

Distantes de las predicciones tajantes, con un lenguaje cercano y abiertas a las nuevas manifestaciones de identidad de género. Estas tres astrólogas han acercado el milenario estudio de los astros a las redes sociales.

Paloma Pacheco: tú creas tu destino (@tzadelua)

paloma pacheco

Casi a la par que aprendía a hablar, se acercó a la astrología. Su madrina, quien tiene presencia de madre en su vida, es astróloga y tarotista y, de a poco, le iba mostrando los signos, sus características y asociaciones. Apenas pudo, comenzó a tomar talleres y a formarse, tanto en astrología como en interpretación del tarot. Como buena millennial, internet también ha sido su gran aliado, dándole la oportunidad de estudiar todos los días de su vida.

Egresada de Teoría e Historia del Arte, Paloma vincula ambas disciplinas a la hora de escribir de forma coherente y fácil de digerir. Como una forma de ordenar su cabeza, creó el Instagram

@tzadelua, donde destaca los movimientos astrológicos y la repercusión que tienen en su entorno, o reflexiones e ideas que nacen de ella. Así, va ordenando los sucesos que ve a su alrededor.

Desde chica se quedaba pegada observando la Luna. Hoy su fijación con el satélite sigue vigente. Lo atribuye a la cercanía que tiene con la Tierra y a la forma en que influye en cómo nos sentimos, tan movidos como las mareas. Además de la cercanía visual que tenemos con el único astro que, sin telescopio, no se ve como un puntito.

“La astrología considera que el mundo está tan vivo como nosotros”, afirma, contando que en su generación ve una gran apertura a esos temas, lo que atribuye a una necesidad de integrar cosas nuevas para poder comprender mejor el mundo y sus procesos. “La gente puede preguntar lo que quiera, y también le pueden responder lo que quieran. Yo no trabajo adivinatoriamente con ninguna de las herramientas, siempre digo que la idea es interpretar y reflexionar”, explica. Aclara que en todo esto, uno de los aspectos más importantes es poder ser selectiva, pues la información es infinita como el universo, y puede resultar abrumadora.

Más allá de la compatibilidad, Paloma cree que una de las preguntas que más acerca a la gente con la astrología o el tarot es entender el amor: “¿Qué siente por mí?” es una de las preguntas más hechas. Destaca que gracias a personas como Pedro Engel, el acercamiento va más allá de la simple compatibilidad y ve a la astrología como una herramienta para conocerse mejor y entender los propios procesos.

Es crítica con la astrología tradicional, porque la considera “adivinatoria, predictiva, binaria y patriarcal”. Eso permite la emisión de juicios. Por ejemplo, si sale un punto negativo dentro de una carta astral, se interpreta como si la vida, de ese momento en adelante, se volverá terrible. “Se ven algunos planetas como malos, otros como buenos y son cuerpos astrales enteros”, explica. Para ella, es más fácil hablar con personas cercanas a su generación, pues las mayores buscan certezas y, en toda dualidad compleja, encuentran una contradicción que no son más que cosas distintas que pueden coexistir.

Algo similar le ocurre con la mirada tradicional sobre el género y la sexualidad: “Vivimos un mundo con espectro de género súper amplio. Ya no podemos decir que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Ni un planeta bueno ni uno malo. Para mí, ése es un cambio paradigmático muy potente en la astrología moderna, que es liberadora. La idea es que conocer te libere, no te deprima. No es un juicio sobre ti, es una construcción simbólica que te puede ayudar, pero tú creas tu destino”.

 

¿Qué nos deparan estos últimos dos meses del año?

El resto del año está marcado por Venus. Volveremos a conectar con temas colectivos que, llevándolos al plano personal, se relacionan con evaluar lo que hemos cambiado en los últimos meses, donde nuestras certezas se han puesto en duda. Además, Venus entró en Escorpio en septiembre, y eso desafía nuestros deseos, relaciones, vínculos y afectos. El tema va más allá del amor romántico, tiene que ver con la autoestima, con preguntarnos qué siento que merezco.

 

Miau Astral: pasión por lo oculto (@miauastral)

miau astral

Para Consuelo Ulloa, la astrología partió como una cercanía natural a lo que se refiere como “oculto”. A los ocho años, le pidió a su mamá que le comprara una revista donde aparecían las cartas del tarot para recortar. Se las leía a sus compañeras y se divertía. Luego pasó a mirar su carta astral en portales como Grupo Venus y, años después, en medio de una crisis, una amiga le mostró a Mia Astral. Leyendo sus informes –en ese entonces escritos y muy detallados– comenzó a fijarse en la profundidad de la astrología y a encontrarle cada vez más sentido.

Hace dos años, una astróloga le leyó la carta astral, constatando que la lectura previa que había hecho antes estaba muy completa. Una mezcla de urgencia económica (tenía que pagar una demanda contra el CAE) y seguridad en sus conocimientos, la llevaron a ofrecer lecturas de carta natal. Desde ese momento no ha parado.

Concibe la astrología como una herramienta, en términos de trabajo personal y conciencia de quién eres. Para graficarlo, en su Instagram, suele hacer ganchos con la cultura pop. Muestra, por ejemplo, titulares donde se relatan una seguidilla de quiebres de parejas famosas en contextos donde los planetas están en alineaciones complejas en el campo romántico. “No es tan etéreo. Todo se manifiesta en cosas concretas”, afirma.

“Me carga la predicción y la predisposición”, sentencia. Asimismo, comenta que, por experiencia propia, sabe que más allá de una sinastría perfecta (compatibilidad de cartas astrales) pueden existir incluso vínculos violentos, de los que es necesario alejarse, haciendo un llamado a mirar cada situación con sus particularidades, antes de seguir ciegamente una idea.

Antes de empezar una lectura, nunca marca si la persona es hombre o mujer. Es que busca alejarse de las características definidas por los estereotipos, planteando que las energías femeninas y masculinas existen en todas las personas, con distintas ponderaciones, que van más allá de las características biológicas.

No somos 100% mujeres ni 100% hombres. Hay infinitas aristas, por ejemplo, los hombres que tienen Venus en Cáncer son súper femeninos. Su manera de manifestar el deseo en las relaciones es de cuidar. Los que tienen Venus en Piscis son muy románticos, y eso también viene de lo femenino. Hay que ir integrándolo”, dicta.

 

¿Qué nos deparan estos últimos dos meses del año?

Júpiter entra en Sagitario el 9 de noviembre, hablando un poco de expansión de conocimiento y verdad, pero también puede verse en ideas dogmáticas, como lo que ocurre en Brasil con Bolsonaro. Por otro lado, van a aparecer discursos con Cáncer, que nos harán soltar estructuras de poder, llevándonos a abrazar una comodidad emocional. En 2020 se viene una conjución entre Saturno y Plutón, que no ocurre desde 1518, época de la reforma religiosa. Se vienen sucesos políticos fuertes, y tenemos que saber quiénes somos. Eso es importante, porque desde esa comodidad podremos saber quiénes somos, a quién le vamos a creer.

 

Los sueños e imágenes de Tropic (@tropic.cl)

francisca germain

La primera energía con la que conectó Francisca Germain fue la de sus propios sueños. Luego de una terapia de acupuntura, que logró terminar con unos inexplicables dolores de cabeza, sintió la certeza que debía sanar muchas cosas en su interior para ser más feliz. En esa búsqueda por entender las energías, llegó a una lectura de carta astral, que le hizo pleno sentido. Comenzó a estudiar los planetas y sus movimientos, fascinándose con la idea de que nuestro alto porcentaje de agua nos conecta con el movimiento de la luna y los planetas. Tal como sucede con las mareas.

Francisca es la fundadora de Tropic, una plataforma que hace cinco años, a través de una página web y sus redes sociales, complementa la astrología con una atractiva propuesta visual, que hoy trabaja junto a la ilustradora María José Carlier (@mariajosecarlier). Ambas buscan escapar de la clásica estética de portales astrológicos recargados de ángeles, bolas de cristal y música esotérica, creando imágenes que logren transmitir calma, en concordancia con los mensajes enfocados en la exploración personal que determina su proyecto.

Para formarse ha recurrido a todo: talleres, profesores, amigos y, por supuesto, internet, espacio en el que siempre se ha sentido cómoda. De niña, se quedaba hasta tarde navegando y hoy ve las redes sociales como una extensión de lo que hace. Cuando decidió fundar Tropic comenzó con un blog, donde parte de su método de estudio era ir subiendo lo que aprendía. “La astrología me entretiene y ayuda a entender procesos, y me hace tener plena consciencia de que somos energía y que por algo nacimos a determinada hora y en determinado lugar. Ayuda a confiar”, recalca.

A millones de kilómetros, los planetas se mueven y eso tiene un correlato con lo que ocurre aquí en la Tierra, con nosotros. Bajo esa idea, aterriza lo que ocurrre en diversos aspectos, como lo estético (por ejemplo, cuándo es buen momento para un cambio de look), lo económico, romántico o sexual. “Es muy lindo, porque cada vez más personas quieren saber cómo enfrentar o aprovechar los cambios en el cielo. Están cada vez más profundas, las preguntas”, cuenta. Entre las consultas que más recibe, están las vinculadas a los cambios, cómo enfrentarlos y a las inquietudes amorosas. Aclara, de todas formas, que la generación más joven está más interesada en saber cómo estar consciente y feliz consigo misma que con pareja.

Lo masculino y lo femenino son polaridades que están presentes en la astrología. Para Francisca, la clave para no entrar en ideas rígidas que caigan en estereotipos de “qué es para hombres” y “qué es para mujeres”, está en la forma en que se interpretan: “Cada vez más gente va a entender que pueden existir más posibilidades de género que hombre/mujer. Tropic es un espacio absolutamente abierto. Yo trato de acercarlo a todes los tipos de amor”, concluye.

 

¿Qué nos deparan estos últimos dos meses del año?

Júpiter es el planeta que nos conecta espiritualmente, habla de educación y creencias. Es el planeta de la verdad suprema y, durante este año, estuvo en Escorpio, haciendo que lo escondido en relación a personas con poder, salga a la luz, como los abusos en la iglesia. Es el signo regente de Sagitario, lo que nos ayudará a expandirnos, probar cosas nuevas, buscar nuestras verdades más profundas y crecer espiritualmente.

 

Para PRINCIPIANTES

Si tienes curiosidad por conocer tu carta astral, el primer acercamiento puedes hacerlo a través de internet en portales como GrupoVenus.com o Astro.com. Ahí podrás saber tu signo solar, el que nos habla de quiénes somos a un nivel más consciente y meditado. También el ascendente, que nos muestra una parte más innata de nuestra personalidad; y la Luna, que representa nuestras emociones y cómo nos vinculamos con ella. Luego de eso, puedes seguir investigando o acercarte a alguien que se dedique al tema, para revisar en profundidad tu carta natal.